GRALJAVIERANTONIOPEREZAQUINO.jpg
El general Javier Antonio Pérez Aquino / Colprensa.
4 Nov 2016 06:07 AM

El 7 de noviembre inicia nueva fase de monitoreo y verificación del cese el fuego

Miembros de la ONU, las FARC y él Gobierno visitarán los puntos de preagrupamiento temporal para verificar el accionar de los guerrilleros y de las Fuerzas Militares.
La
Fm

Miembros de la ONU, las FARC y el Gobierno visitarán los puntos de pre-agrupamiento temporal para verificar el accionar de los guerrilleros y de las Fuerzas Militares.

A partir del 7 de noviembre los delegados del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación realizarán visitas periódicas a los puntos de preagrupamiento temporal de las Farc para verificar el cumplimiento del cese el fuego bilateral.

"El mecanismo, a partir de cada una de las regiones, va a visitar los puntos de pre-agrupamiento y los dispositivos en el terreno de las Fuerzas Militares", señaló alias Marcos Calarcá.

Serían visitas de un día en un primer momento, sin embargo, se espera que tras la instalación de sedes locales temporales se pueda ampliar el cubrimiento geográfico.

Según el jefe Guerrillero, quien hace parte del mecanismo de verificación, durante estas visitas "Recibirán los informes que tengan que ver con eventuales violaciones, propuestas de mejoramiento y todo lo que tiene que ver con el cumplimiento de protocolo que permita afianzar el cese el fuego".

En ese sentido, el general Javier Antonio Pérez Aquino, quien dirige la delegación de la ONU para estos temas, aseguró que "el compromiso de las partes es grande" por lo que, contrario a lo dicho por el presidente Juan Manuel Santos, "no veo frágil el cese bilateral".

Por otro lado, 'Calarcá' manifestó que no existen disidencias al interior de las FARC, aunque reconoció que en Tumaco se formó "una bandola" con miembros de la guerrilla que pretenden seguir delinquiendo.

Sin embargo, reiteró el compromiso del grupo armado con el cese el fuego, aunque indicó que no es bueno "especular con lo que puede pasar después del 31 de diciembre", fecha en la que terminaría -según el Gobierno- y que la prioridad es "desenredar" los acuerdos.

Los puntos de pre-agrupamiento se diferencian de las zonas veredales en que los primeros son de separación de fuerza, mientras que los segundos servirán para el tránsito a la vida civil de los guerrilleros.