COLP_022119.jpg
Colprensa
20 Ene 2017 02:42 AM

El servicio de taxis en Bogotá se rajó, según estudio

Desajustes en la lógica de funcionamiento del negocio del taxi y las precarias condiciones de trabajo de los conductores, además de los problemas de delincuencia, afectan al gremio.
La
Fm

La Fundación Ciudad y Transporte realizó un estudio en el que muestra una completa radiografía del servicio que prestan los taxis en Bogotá, en el que pone al descubierto varios puntos negros de ese sistema de transporte público.

Juan Sebastián Moreno, coordinador de investigación de la Fundación Ciudad y Transporte, en diálogo con LA FM y RCN Radio, indicó que el servicio que prestan los taxistas se rajó en el estudio, el cual se realizó por más de un año, por lo que recomendó diseñar de manera urgente los mecanismos para mejorar las fallas detectadas.

"Se raja el servicio de taxi por una insatisfacción de la ciudadanía, por prácticas irregulares del gremio", puntualizó Moreno.

Las problemáticas de 'los amarillitos', según el estudio, son:

  • Desajustes en la lógica de funcionamiento del negocio del taxi.
  • Las precarias condiciones de trabajo de los conductores.
  • Las pésimas relaciones entre las instituciones encargadas de regular al gremio y las dinámicas de criminalidad y seguridad que involucran a conductores, pasajeros y vehículos.
  • Los cobros desbordados a los usuarios, sumado a la adulteración de taxímetros y el rechazo a la prestación del servicio.

El estudio de la Fundación Ciudad y Transporte pidió al Gobierno una mayor claridad frente al Decreto 1047 de 2014, que obligó a los conductores a estar afiliados al Sistema Integral de Seguridad Social, que ha puesto más presiones sobre sus ingresos y que, en últimas, ha fallado en combatir las condiciones de informalidad y precariedad que afectan a estos conductores.

Entre tanto, la investigación pidió a las empresas afiliadoras de taxis que destinen una mayor inversión en tecnología para lograr que todo usuario obtenga, de manera rápida, las credenciales del conductor que le está prestando los servicios y sus calificaciones sobre el comportamiento en desarrollo de su ejercicio.

Por último, la Fundación, que ha adelantado varios trabajos para algunas secretarías de la Administración Distrital, solicitó anticipar el valor de la carrera, actualizar permanentemente las bases de datos de conductores y la identificación del automotor para compartirlas con las autoridades.