25 Oct 2016 12:23 PM

Se requieren más de 23 mil millones de pesos para nuevos estudios del metro en Bogotá

Del total de presupuesto asignado para la primera línea del metro, que son 13,9 billones de pesos, 10 billones de pesos son para el metro y 3,9 billones de pesos para troncales alimentadoras.
La Administración Distrital junto con la empresa francesa Systra, encargada de los estudios del metro elevado en la capital, presentaron un informe de lo que será la primera línea del metro en Bogotá, que estará lista en su totalidad en el 2022.
 
En medio de la presentación, el secretario de Planeación Andrés Ortiz aseguró que se necesitarán más de 23 mil millones de pesos para hacer los estudios que faltan del nuevo sistema, “empezamos estructuración del proyecto que incluye dos consultorías, una técnica, que entrega el diseño del proyecto y las bases para la construcción, y enseguida habrá una estructuración financiera y legal”.
 
Así mismo, Ortiz afirmó que la construcción del metro elevado en Bogotá, "no fue una idea de Peñalosa porque sí. Si se decidió así fue porque desde hace mucho tiempo se venía con la preocupación de los suelos de la capital, ya que hacer excavaciones de 20 metros de profundidad es un riesgo. Además, el suelo de la capital es en arcilla, un suelo de sabana". 
 
Por otra parte, el ingeniero de la empresa Systra Joaquín Ortiz, indicó que en el 2030 se harán cerca de 10 millones de viajes, de los cuales 627 mil se harán en el metro. “Se estima que la demanda total del Metro será de 960.000 pasajeros al día desde el Portal Américas hasta la Calle 127 y 60.000 pasajeros por hora por dirección. Se considera un nivel de confort en el tren de 4,5 pasajeros por metro cuadrado, un 14 % de usuarios irían sentados”, agregó el director del estudio de Systra.
 
También los coordinadores de la megaobra presentaron la posible estructura del metro. Los trenes, motorizados eléctricamente, estarán a cargo de la operación del sistema y serán pesados con redes de acero. Tendrán 3,2 metros de ancho, 143 metros de longitud y 1,1 metros de la altura del piso al tren. Los vagones de los extremos serán remolques, algunos con cabina o no de conducción, y no serán motorizados.
 
Se estima que en 2030 estén en operación 25 trenes hasta la calle 72 con Caracas. En el año 2050 se espera estén en funcionamiento al menos 54 trenes hasta la calle 127 con Autopista Norte.
 
“La estructura del metro no se puede ampliar pero sí se puede extender. De ahí la importancia de lo que hemos creado porque está proyectado para el largo plazo. El parámetro de metro es 4,5 personas por metro cuadrado, hoy en día TransMilenio está en 6 personas por metro cuadrado. Con este nuevo sistema TransMilenio también se va a aliviar, particularmente las troncales que están saturadas como la Caracas”, explicó el gerente del Metro de Bogotá.
 
Las estaciones tendrán 150 metros de largo y 21 metros de ancho. A lo largo de la primera línea se tienen contempladas 15 con una distancia cada una de 1,3 kilómetros. Las estaciones serán: Portal Américas, Villa Blanca, Palenque, Kennedy, Boyacá, Avenida 68, Rosario, NQS, Santander, Hospitales, Calle 26, Calle 45, Calle 63 y Calle 72.
 
“Se estudian dos tipos de estaciones, una de tipo simple que no tiene integración con TransMilenio y otra que permite entrada por la calle y que pasa de TransMilenio al Metro por medio de plataformas y escaleras para que se integren los dos sistemas”, señaló Joaquín Ortiz.
 
Finalmente, para el gerente del Metro Andrés Escobar, los estudios que realizó la administración pasada fueron de gran utilidad. A su juicio, “permitieron encontrar mayor conocimiento de nuestros suelos y a partir de ahí se concluyó que el Metro no se podía construir tan fácil de forma subterránea. Esos estudios nos abrieron los ojos, expertos decían que sí es posible hacerlo bajo tierra pero con muchos riesgos. Entonces pensamos en usar esa información productivamente y determinar qué era lo mejor para Bogotá, que definitivamente es una solución elevada”.
 
El paso a seguir es el documento Conpes el cual validará los estudios de optimización. A partir de ahí todas las entidades del Gobierno tendrán lineamientos de cómo va a ser el proyecto para tomar decisiones como el diseño definitivo, distribución del trabajo y compra de predios. Esto es clave para que, por ejemplo, las empresas de servicios públicos comiencen a trabajar en traslado de redes.
Fuente
Sistema Integrado Digital