CarolinaSanincolprensa1.jpg
Carolina Sanín, escritora y columnista / Foto de Colprensa
3 Nov 2016 12:29 PM

El matoneo a la profesora Carolina Sanín en la Universidad de los Andes

El claustro universitario se pronunció tras el caso de la docente, escritora y columnista.
La
Fm

La docente Carolina Sanín denunció a través de Facebook cómo está siendo objeto de matoneo a través de un grupo en Facebook en el que participan estudiantes de la Universidad de los Andes y que se denomina Chompos.

"Me dicen que en Chompos anuncian que me van a buscar en los salones en los que doy clase, para asediarme hasta hacerme "renunciar a la universidad". De ser cierto, claramente los defensores de Chompos no han tomado ni toman clase conmigo —por lo visto, tampoco han entendido cómo funciona una universidad—, y ya no solo quieren amedrentarme a mí sino también a mis estudiantes. Vamos a ver a dónde llegan con esa amenaza. No voy a renunciar jamás a enseñar. Tengo detrás a Dante, a Cervantes, a Alfonso X, a don Juan Manuel (no el presidente), a García Márquez, a Francisco de Quevedo, a Santa Teresa, a San Juan de la Cruz, a Homero, a Scherezada, a Virgina Woolf, a Boccacio, a Felisberto Hernández, a Ezra Pound, a Clarice Lispector, a Margueritte Duras, a Sigmund Freud, a Thomas More, etc., etc., a todas las autoras y los autores (entre ellos un pocotón de gays) cuyas obras leo con los estudiantes. Y ellos, mis amigos, son unos súper berracos porque, además de que están todos muertos, varios llevan muchos siglos vivos. La barbarie y la estupidez contra la poesía y el pensamiento. La vida virtual contra la vida inmortal. Vamos a ver quién prevalece”, escribió la docente Carolina Sanín a través de su Facebook.

La también columnista he hecho varias publicaciones en su Facebook en las cuales pone de manifiesto cómo un grupo de estudiantes la quiere intimidar, situación que ha llevado a otros docentes a manifestar su solidaridad. “Los profesores abajo firmantes queremos manifestar el más profundo rechazo a las agresiones recientes a las que se ha visto expuesta la profesora Carolina Sanín del Departamento de Literatura de la Universidad de Los Andes a través de las redes sociales. La violencia de género, sexismo y misoginia que se está dando en las redes, con la visibilidad y replicación que se genera a través de ellas, están alimentando una cultura de agresión detrás de la anonimidad que le hace mucho daño a los espacios de formación integral que queremos mantener en la Universidad, defendiendo -como debemos- la libertad de expresión. La normalización de estas agresiones hacia las mujeres a través de las redes sociales debe ser eliminada de nuestra comunidad universitaria”.

De acuerdo con la misiva de los docentes colegas “consideramos que es necesario, como educadores que somos, comprometernos con una formación en la solidaridad, la empatía y la construcción de una cultura del cuidado del otro, que incluya a los estudiantes, profesores y las personas de apoyo de la Universidad de los Andes. Estas son habilidades fundamentales para una ciudadanía activa y responsable. Como profesores, defendemos la libertad de expresión, pero ésta no puede servir de excusa para la discriminación o el maltrato. Invitamos a rechazar activamente la violencia de la que está siendo objeto Carolina Sanín y cualquier otra forma de maltrato hacia el otro por su condición de género, orientación sexual, clase social, grupo étnico o atributos físicos”.

El caso ha tomado tal connotación que la Universidad de los Andes terminó pronunciándose luego de un escrito hecho por la columnista Catalina Ruiz Navarro. "Resulta que existe un grupo en Facebook que se llama “Chompos”, en donde estudiantes de los Andes, la universidad más cara y “exclusiva” (¿o excluyente?) de este país, se dedican a reproducir y glorificar formas de violencia que están naturalizadas en Colombia: el racismo, el clasismo y el machismo. Hace unas semanas se les ocurrió hacer un meme en el que comparaban a mujeres con comida. Y no a las mujeres en general, sino a unas muy específicas: Carolina Sanín y María Paulina Baena, que son dos voces fuertes en el panorama de opinión nacional. No las escogieron para el meme por ser bonitas o atractivas, para elogiarlas por su voz o hacerles un cumplido. Lo que tienen en común Sanín y Baena es que son mujeres que se salen de los roles de género tradicionales y con eso, desafían el statu quo. Así que la manera de “devolverlas a su puesto” es reducirlas a un objeto de consumo como la comida, y todo esto envuelto en el cuentico de que es “solo un chiste”, dijo Navarro en su columna de El Espectador.

"La libertad de expresión no se ejerce en el vacío y los mensajes ofensivos deben analizarse según el contexto del medio, del emisor y el receptor. La académica Susan Benesch, de la Universidad de Harvard, quien se ha dedicado a estudiar la violencia en el lenguaje, acuña el término “discurso peligroso”, que es cuando estas ofensas se dan en un contexto social histórico propicio a la violencia y en medios con alta capacidad de difusión (25.000 miembros de una universidad de élite en el grupo “Chompos” no cosa menor). Quizás no todos los miembros del grupo estarán prestos a pegarle a una mujer, pero es imposible controlar los efectos de un mensaje violento dicho en un país violento con altísimos índices de impunidad en donde la violencia contra las mujeres está normalizada, naturalizada y justificada por contenidos como estos”, agregó.

Tras los hechos, el claustro universitario se pronunció a través de Karl Langebaek, rector interino, toda vez que Pablo Navas está con el presidente Juan Manuel Santos en Londres.

Apreciados miembros de la comunidad Uniandina,

La Rectoría de la Universidad de los Andes lamenta y rechaza los hechos ocurridos en días recientes, en donde personas con la excusa de un mal entendido derecho a la libre expresión utilizan redes sociales para estimular el discurso de odio y para atentar contra el buen nombre, la honra y la dignidad de miembros de nuestra comunidad. Tal y como lo ha manifestado nuestro Consejo Superior, en Uniandes creemos que “es voluntad y responsabilidad institucional prevenir, sancionar y rechazar toda forma de amenaza, acoso, matoneo, maltrato o discriminación en contra de cualquier miembro de su comunidad universitaria”.

Para eventos de esta naturaleza la Universidad ha dispuesto mecanismos para su prevención, trámite y resolución que incluyen la activación del Protocolo para Casos de Maltrato, Acoso, Amenaza, Discriminación y Afines (MAAD). A través del comité a cargo de dicho protocolo, se establecen acciones concretas e inmediatas para la protección de los miembros de la comunidad. Esto incluye, para éste y casos anteriores, medidas especiales para que los afectados puedan cumplir con sus responsabilidades mientras exista la afectación, intervenciones para asegurar su integridad en el campus y sus alrededores, y el trámite de denuncias que permitan adelantar procesos disciplinarios, en concordancia con los reglamentos y procedimientos de la Universidad, en contra de los actores de las agresiones ocurridas. Todo esto sumado al acompañamiento y asesoría, si los agredidos optan por acudir a las autoridades competentes, las cuales reciben todo apoyo y asistencia por parte de la Universidad.