Trabajo infantil
RCN Radio
16 Abr 2019 09:05 AM

Más de 76 mil niños sufren explotación infantil en Bogotá

Si un ciudadano es testigo de un caso de trabajo infantil puede reportarlo a la línea 141.
José David Rodríguez
José David
Rodríguez Gómez
@jocrogo

El Distrito aseguró que durante esta Semana Santa se intensificará la búsqueda en la ciudad, de niñas, niños y adolescentes, de 6 a 17 años, quienes estén en riesgo o situación de trabajo infantil. 

De acuerdo con cifras de las autoridades en Bogotá, actualmente hay más de 76 mil niños que trabajan en localidades como San Cristóbal, Santa Fe y Candelaria, además de otros sectores como el 20 de Julio, Monserrate y las principales iglesias del centro de la ciudad.

Lea también:  Más de 40 menores rescatados en barrio Santa Fe podrían estar siendo abusados

“Tenemos la estrategia móvil de prevención y erradicación del trabajo infantil integrada por profesionales en psicología, trabajo social, pedagogía y arte, quienes realizarán acciones itinerantes de sensibilización en los principales corredores religiosos y localidades (...) brindando toda la orientación a las familias para brindar una alternativa al trabajo infantil”, agregó el Distrito.

 

En estas jornadas se ofrecen portafolios y se desarrolla talleres lúdicos con niñas, niños y adolescentes, que les permitan vincularse en diferentes actividades.

“Al vincularlos a los servicios de integración social, las niñas, los niños y adolescentes reciben atención integral bajo el cuidado profesional con actividades que les permiten disfrutar del juego, el arte, la literatura, una alimentación nutritiva y seguimiento a su estado nutricional, y si son atendidos en jornada nocturna aprenden buenas prácticas previas al sueño”, reiteró la entidad.    

Cabe mencionar que los ciudadanos también pueden reportar los casos de trabajo infantil a la línea 141 de protección a niñas, niños y adolescentes o al WhatsApp 3202391685 de denuncia de trabajo infantil del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

“Para ello, es vital que la ciudadanía se una a este propósito y evite ser cómplice guardando silencio al ver a una niña, un niño o adolescente desempeñando funciones que les corresponden a los adultos. Con la denuncia, el ciudadano aporta al disfrute de los derechos de la niñez y adolescencia: educación, salud, protección, juego y recreación”.