5 Jun 2016 03:40 PM

Investigaciones de la Fiscalía pueden llevar al "inicio del fin del Bronx"

El ente investigador está armando un caso basado en las capturas y los testimonios de personas que habitaban la zona.
Para la Fiscalía, la intervención en la zona del Bronx, en Bogotá, es el  "inicio del fin” de ese sector ya que los testimonios de víctimas y consumidores logrados permitirán cerrar el círculo alrededor del millonario negocio ilegal de narcotráfico que se movía allí y que dejaba ganancias a los jefes de los puntos de venta de alrededor de 250 millones de pesos diarios.
 
“El trabajo de la Fiscalía no se reduce a un par de capturas. Queremos una condena. La captura no acredita la responsabilidad sino las condenas”, dijo Julián Quintana, director del CTI. 
 
Como el Bronx era un centro de acopio, la Fiscalía es consciente que los jefes del negocio intentarán trasladar el negocio a otra parte de la ciudad. Una posibilidad son las otras ollas, ubicadas en Cazucá, Ciudad Bolívar y Soacha. 
 
La Fiscalía reveló, además, que hay muchos indicios de que gran parte del negocio de tráfico en Bogotá lo  manejen desde las cárceles u otros centros de reclusión. Estos datos son materia de investigación, igual que otros negocios evidenciados en el Bronx, como los secuestros, torturas, trata, oficinas de cobro, sicariato, juegos ilegales y tráfico de armas.
 
También informaron que un agente del CTI infiltrado en ese sector reveló el organigrama de los grupos delincuenciales que cometían delitos allí. 
 
En primer lugar está alias ‘El Mosco’ quien es  el dueño de la mayor parte del negocio de la droga en las  ollas de Bogotá. Alias ‘Tocayo’ es el encargado del negocio en el Bronx, alias ‘Macario’ y alias ‘El Cura’ estaban encargados de la distribución de droga y serían responsables del tráfico de menores.
 
La segunda organización encabezada por alias ‘Manguera’ estaba  encargada de la distribución de drogas sintéticas y cocaína.  Sus ayudantes son alias ‘Conga’ y ‘Piro’. 
 
Y la tercera es una organización familiar encabezada por Víctor Escobar, que tenía a sus órdenes una red sicarial. 
Fuente
Sistema Integrado Digital