Transmilenio
El pasaje de Transmilenio tendrá un costo de $2.400.
AFP
16 Dic 2018 09:08 AM

¿A dónde irán los 1.152 buses de Transmilenio que dejarán de operar en 2019?

Para Transmilenio, los buses que terminan su concesión deben ser chatarrizados inmediatamente
Laura María Sánchez Pico
Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp

El destino de los 1.152 articulados de la fase I y la fase II del sistema operativo, que dejarán de circular en la ciudad de Bogotá a partir de junio del año 2019, serán chatarrizados. Así se surtirá el proceso legal que permitirá recibir la nueva flota articulada de 1.383 buses nuevos que rodarán en la ciudad.  

La chatarrización tiene un trámite legal antes de que los biarticulados lleguen a la siderúrgica, quien es la encargada de la desintegración de los vehículos. Entre los trámites está contar con  paz y salvo de la revisión técnica de la Sijín, los certificados de tradición y la liquidación de la matrícula en la Secretaría de Movilidad y tener los papeles del vehículo al día.  

Por otro lado, los operadores no darán dinero por la desintegración de cada biarticulado. Marino Vasco Narváez, representante de Importaciones Manizales, una de las organizaciones dedicadas a la chatarrización, le manifestó a El Tiempo que los concesionarios pagan la desintegración con la chatarra que queda.  

Lea más: Distrito ya tiene prepliegos para contratar flota de Transmilenio

“Lo primero que hacemos es desbaratar todo el vehículo y separar sus partes: cauchos, llantas, cables, textiles, plásticos, vidrios, fibra de vidrio, y estos componentes son cerca del 50 por ciento del total del bus y son desechados. Esto significa que, si un bus pesa 14 toneladas, solo siete se llevan a la siderúrgica, y estos restos tendrían un valor aproximado de 2 millones de pesos, pero hay que descontar el flete, la logística, la desbaratada, el personal, etc.”, aseguró. 

Lo que se busca con el proceso de chatarrización de los vehículos es “que la gente conozca mejor el tema de la contaminación y cómo se debe garantizar que los vehículos deben cumplir una vida útil y ser reemplazados por otros”, aseguró María Consuelo Araújo, gerente de TransMilenio

La corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) busca crear alianzas con Transmilenio para que las 110 carrocerías que dejarán de operar en la ciudad de Bogotá se conviertan en aulas ambientales, las cuales serán ubicadas en diferentes municipios del departamento.  

Lea También: Piden suspender de nuevo la licitación de buses de TransMilenio

Hay que tener en cuenta que gran mayoría de los bioarticulados que serán chatarrizados ya contaban con más de 1.400.000 kilómetros de recorrido, lo que representaba para el ecosistema grandes daños.  Lo único que es seguro es que la flota de vehículos será desintegrada en su totalidad y se espera que sus desechos puedan contribuir a la ayuda y protección del medio ambiente. 

Fuente
Sistema Integrado Digital