joven usuando de un pc
Foto tomada de Pexels
11 Feb 2020 06:19 PM

Dos de cada diez niños colombianos conocen a un extraño por internet, según estudio

Es importante que los padres logren una buena comunicación con sus hijos para protegerlos de personas nocivas.
Cristian
Cristian
Serrano

Un investigación realizada por la Universidad Eafit y Tigo sobre el uso que los niños y adolescentes le dan a las herramientas digitales reveló, que que el 17% de menores encuestados admitió que después de contactar desconocidos por internet existió un encuentro en el mundo físico.

De modo que, según el estudio, dos de cada diez niños o adolescentes en Colombia han conocido a un extraño con el que hicieron el primer contacto por internet.

De interés: Tips para hablar con sus hijos sobre los peligros que hay en Facebook

Dicho estudio también reveló que el 99,8% de los niños y adolescentes encuestados no le cuentan a ninguna persona - ni siquiera a un amigo - que van a tener un encuentro con alguien que conocieron en Internet.

¿Riesgo u oportunidad?

A pesar de que los riesgos que existen en internet son innegables, las oportunidades para que los niños y adolescentes tengan una conexión segura y sobre todo productiva también son altas.  La clave, como lo propone la investigación, tiene que ver con el acompañamiento y con un apoyo parental cercano, propositivo y proactivo.

Vea también: Galaxy Z Flip, el otro teléfono de plegable de Samsung que vale $4 millones

Dimensionar la forma cómo los niños y adolescentes se relacionan sigue siendo un reto complejo para los padres y para muchos docentes. “Nuestra idea de relacionamiento parte del mundo físico. Estamos acostumbrados a tener alguna conexión física, ya sea del colegio, trabajo, universidad o un bar, para conocer personas. Pero la disrupción digital en general, y las redes sociales en particular, tumbaron esas barreras hace una década y nos sugiere entender el mundo virtual como parte de la vida de los niños y adolescentes”, explicó Ana Marina Jiménez, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Tigo.

También vale la pena destacar varios puntos positivos que entregó el estudio, por ejemplo, el 88% de los niños y adolescentes encuestados indicó que se conecta a internet para aprender o adquirir conocimientos sobre sus temas de interés. Asimismo, el 61% de los encuestados aseguró que utiliza internet para buscar soluciones a problemas cotidianos.

Mire acá: Facebook y Netflix, entre las marcas más suplantadas en ataques de 'phishing'

Claves a tener en cuenta para ser un buen mediador, un adulto que acompaña a los niños y jóvenes en Internet:

Atención a los detalles

Cuando los niños y adolescentes inician y afianzan un contacto con un desconocido pueden tener cambios en su comportamiento. Usualmente, estos cambios son progresivos y complejos de notar. Para los padres resulta vital estar pendientes de los detalles: cambios de humor, cambios en las costumbres cotidianas, cambios en su presentación personal. Todo esto puede ser un indicador de que está atravesando por una experiencia positiva o negativa en internet con alguno de sus contactos.

Escuchar sin juzgar

En buena parte de los casos, los niños y adolescentes no comunican que conocieron a un desconocido por internet no tanto por desconfianza, sino por evitar regaños o reclamos.  Uno de los retos para los padres y docentes tiene que ver con tener la capacidad de escuchar de forma franca y abierta lo que tienen que contar o decir los hijos y estudiantes.  No existe una fórmula mágica para ganarse su confianza sin embargo escuchar sin prejuicios puede ser un buen comienzo.

Lea acá: Madre se reencuentra con su pequeña hija muerta gracias a la realidad virtual

Actuar con serenidad

Ante una situación de tensión, por cuenta de niños o adolescentes que conozcan desconocidos, lo más recomendable es tomar acciones y decisiones con serenidad.  Por supuesto, no es un reto sencillo, pero sí obligatorio.  Es necesario que los padres y docentes busquen aprendizajes de la experiencia vivida y enfoquen sus esfuerzos en lo que está por venir y no en lo que pudo ocurrir.  De esta forma, los jóvenes tendrán más confianza y los vínculos se fortalecerán.