Obesidad
Ingimage (Referencia)
18 Ago 2020 10:17 AM

Obesidad, la pandemia que se avecina tras la cuarentena

Expertos advierten que la obesidad no solo se produciría por comida en exceso, sino por otros factores derivados del encierro por pandemia.
Liliana Pinzón
Liliana
Pinzón Garzón
@lilipinzong

La cuarentena y el aislamiento a los que se han visto obligadas miles de personas en el mundo ha desencadenado una serie de circunstancias y patologías que han llevado a médicos y especialistas a advertir sobre los riesgos de no saber controlar esta situación que se presenta a nivel mundial.

Y aunque y se ha hablado de las diferentes afectaciones que provoca el encierro, como ansiedad, estrés, entre otras, recientemente expertos advirtieron sobre la obesidad, una enfermedad que amenaza con dispararse a nivel mundial debido a las medidas adoptadas en medio de la lucha por contener la pandemia.

Le puede interesar: Dietas "milagrosas" por internet y los graves riesgos para la salud

Pues un reciente estudio determinó que la tasa de obesidad a nivel mundial está tendiendo a aumentar, a medida que se mantienen las órdenes que restringen la movilidad de las personas al aire libre.

Sin embargo, los expertos aclararon que la obesidad no se está desencadenando únicamente por la quietud de las personas, haciendo énfasis en que las medidas extremas que han tenido que tomar los gobiernos no son las únicas culpables de esta enfermedad que se avecina.

Por el contrario, explicaron que se trata de un trastorno derivado, en parte, del mal manejo personal de las situaciones. 

Esta reciente advertencia surgió de una investigación hecha por tres investigadores daneses de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Aarhus, en la que encontraron que el estrés emocional, la ansiedad económica, y la distancia social también son influyentes a la hora de desencadenar obesidad en una persona.

Lea aquí: ¿Cómo evitar lesiones en medio de entrenamientos caseros?

Según explicaron, estas situaciones anteriormente mencionadas provocan trastornos alimenticios que llevan a las personas a consumir alimentos altamente procesados y ricos en energía. "Se ha demostrado que estos alimentos estimulan el apetito de las personas, de modo que terminan comiendo más calorías de las que necesitan", indica el estudio.

Michael Bang Petersen, uno de los autores de la investigación dijo que en momentos como los que atraviesa el mundo "más personas pierden sus empleos y experimentan dificultades económicas, aumentando la probabilidad de que "más personas recurran a estas formas de alimentación".

Al analizar el distanciamiento social, los investigadores determinaron que esto aumenta la ansiedad en las personas al verse limitadas en su capacidad de interactuar socialmente, pues los sentimientos de soledad y aislamiento, combinados con el confinamiento en un entorno doméstico, afectan el estado emocional de gran parte de la población, provocando que esto se refleje en una alteración del comportamiento alimenticio.

Aunque este estudio no determina exactamente cómo la salud mental y la situación económica de una persona puede desencadenar en obesidad, sí advierte sobre la importancia de conocer estos riesgos y tratar de manejar las situaciones para evitar una "pandemia de obesidad" tras el confinamiento.