Problemas en la salud
En pastillas, batidos o cruda esta placenta es ingerida en diferentes partes del mundo
Imagen de uso libre- Pixabay
3 Mayo 2019 04:15 PM

Consumir placenta puede generar graves problemas de salud

En pastillas, batidos o cruda esta es ingerida en diferentes partes del mundo.

La placenta se ha considerado por años como el órgano encargado de intercambiar oxigeno y sustancias nutritivas entre la madre y su hijo. Diferentes mitos alrededor del mundo dicen que ingerir esta masa esponjosa puede servir para reducir el dolor posparto, aumentar la producción de leche y generar una mejor relación con su hijo.  

La ciencia advierte que este órgano del útero contiene infinidad de hongos, bacterias y virus producto de la formación del bebe en el vientre, lo que representa un riesgo para la salud de la madre y por consiguiente de su hijo.  

Empresas alrededor del mundo se han encargado de diseñar mecanismos para el consumo de la placenta mediante fórmulas que ofrecen facilidad, durabilidad y efectividad en el tratamiento médico.  

Lea más: Expertos dicen que meterse tanto Ibuprofeno es malo

Pese a que no existe una evidencia científica que respalde los daños o beneficios que causa el consumo de la placenta en las madres y criaturas, la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá se ha encargado de difundir los riesgos que esto representa.  

Diferentes figuras de la alfombra roja han publicado en sus redes sociales el uso de esta práctica conocida como placentofagia; Las hermanas Kardashian, Natasha Hamilton, Holly Madison, Josefina Montane, Hilary Duff, entre otras mujeres conocidas en el mundo de Hollywood consumieron este producto después de sus embarazos.   

Lea también: Resistencia a los fármacos podría sumar 10 millones de muertes en 2050

Alrededor de 400 dólares el valor promedio que cuestan las pastillas de placenta, las cuales ofrecen al mercado hormonas, proteínas, grasas y minerales que le ayudaran a mejorar su estado de salud despues de un parto.

Es importante destacar que en diferentes partes del mundo, como Canadá, prohíben la comercialización de estos productos que hasta el momento siguen en estudio.

Fuente
Sistema Integrado Digital