31 Mayo 2016 11:36 PM

De La Calle: hay un deseo genuino de las Farc de ingresar a la vida política

Durante debate de control político, el jefe negociador de paz reiteró que ni el narcotráfico ni el secuestro son considerados por el Gobierno como delito político.

En el debate intervinieron uno a uno los senadores que citaron la discusión y, posteriormente, Humberto de la Calle atendió todas las inquietudes que fueron planteadas por los congresistas.

 

El jefe del equipo negociador del Gobierno Nacional aseguró que la inclusión del acuerdo especial en el bloque de constitucionalidad, y que permite que los acuerdos pactados en La Habana sean elevados a categoría internacional, son un vehículo para la paz.

 

De la Calle indicó: “el acuerdo especial puede ser el vehículo al acuerdo de paz. Si el DIH lo que busca es aminorar los efectos del conflicto, si el propósito es humanizar la guerra, cuál es el mejor vehículo si no terminarla; aunque suena desconcertante pero a pesar de eso no carece de lógica, si lo que se pacte en La Habana no es lo que contribuye a evitar la victimización, no puede hacer parte de un acuerdo especial, cuyo propósito precisamente es preservar los derechos en medio de un conflicto armado”.

 

De La Calle fue enfático en decir que no es cierto que el Gobierno haya catalogado como delito político, ni el narcotráfico ni el secuestro, e indicó que será la jurisdicción especial para la paz la que defina las penas y castigos que deberán recibir quienes comparezcan ante esta instancia.

 

Así mismo, De La Calle manifestó su optimismo frente a lo que queda del proceso de paz; “si estamos frente a una oportunidad de paz para Colombia, si creemos que hay una oportunidad de acabar el conflicto y cerrar la página de los 50 años de padecimiento que hemos tenido, si creeremos que hacen falta temas difíciles, como el fin de conflicto (…) no quiero hacer ninguna predicción ni fijar fechas, pero lo que sí puedo decir es que lealmente, genuinamente ambas partes quieren un acuerdo”.

 

Sin más, De La Calle agregó que incluso luego de cuatro años de estar sentado todos los días en la negociación con los miembros de las Farc en Cuba, podría decir que ellos tienen un deseo genuino de pasar la página.

 

Hay un deseo genuino de pasar la página, de dejar las armas; de ingresar al ejercicio civil de la política”.

 

El jefe negociador aseguró además que la búsqueda de blindar jurídicamente los acuerdos que se adelantan en La Habana, obedece a dos valores esenciales; “que todo quede seguro y que no se devuelvan y que hay que cumplir la palabra empeñada”.

 

De la Calle manifestó que es necesario que quede claro que dentro de los acuerdos está definido que las Farc si deberán hacer una reparación material a las víctimas y no como viene asegurando la oposición, que afirma que esto no sucederá.

 

En el acuerdo quedó explícito y textual que las Farc tienen que reparar materialmente. El entendimiento del Gobierno es que la reparación material es también patrimonial. En La Habana no se ha planteado ninguna concesión a las Farc para mantener los dineros que hayan adquirido ilegalmente”, dijo.

 

Finalmente, Humberto de La Calle indicó que pese a que las Farc aún no han dado su voto positivo para que el mecanismo de refrendación de los acuerdos sea el plebicisto, sí está claro que en varias oportunidades la guerrila ha manifestado su intención de que haya una especie de “consulta popular” sin usar dicha expresión, pero sí de la mención de que los colombianos se puedan pronunciar al respecto.