Álvaro Gómez Hurtado y el vehículo en que se movilizaba cuando fue asesinado, el 2 de noviembre de 1995 en Bogotá
Álvaro Gómez Hurtado y el vehículo en que se movilizaba cuando fue asesinado, el 2 de noviembre de 1995 en Bogotá
Fotos de Colprensa
5 Oct 2020 07:26 AM

Ofendidos al ver cómo manipulan para tapar las fechorías de Samper: familia de Álvaro Gómez

Este fin de semana se conoció una carta en la que las antiguas Farc se atribuyen el magnicidio del líder político.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

Toda una controversia ha generado la atribución que se hicieron las antiguas Farc de varios crímenes ocurridos hace décadas, entre ellos el del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, asesinado hace casi 25 años.

En diálogo con La FM, el abogado Enrique Gómez Martínez, sobrino del líder político, rechazó las declaraciones de las desmovilizadas Farc y dijo que la familia se siente ofendida porque, a su juicio, buscan cubrir a los verdaderos responsables.

“Me siento indignado y ofendido, de ver cómo se manipulan las instituciones de nuestro país para de nuevo tapar las fechorías de Samper”, aseguró.

La familia, desde la semana pasada había hecho unas serias acusaciones contra el expresidente Ernesto Samper y el entonces ministro del Interior, Horacio Serpa, quienes con la aceptación de las Farc se declararon “víctimas del silencio” de esa guerrilla, pero también de los “insultos y calumnias” de la familia de Gómez Hurtado.

Según el abogado Enrique Gómez, la comunicación que emitió el antiguo secretariado de las Farc es “una cortina de humo para esconderle al país la verdad de otros crímenes que hemos visto”.

Entrevista en La FM con Enrique Gómez Martínez, sobrino del líder político

0:27 5:25

Dijo que para las desmovilizadas Farc es “fácil” aceptar el magnicidio porque saben “que no les vas a pasar nada”, además que afirmó que será fácil para ellos culpar a cualquiera de los líderes guerrilleros que ya murieron como ‘Tirofijo’ o ‘Mono Jojoy’.

“Les queda fácil porque no les va a pasar nada. Una cosa es decir que fusilaron niños a ver si la Corte Penal Internacional se le olvida eso, y otra es decir que mataron a enemigos políticos en la lucha armada”, aseveró.

“En ese coladero de la JEP cabe mucha gente”, al referirse a la exsenadora Piedad Córdoba, quien a su juicio está buscando que el partido Farc no le cierren la puerta.

Fuente
Sistema Integrado Digital