Herederos en 'Otoniel'
Herederos en 'Otoniel'
Captura de pantalla
10 Mayo 2022 05:38 PM

Lo tres herederos de 'Otoniel' ¿Quiénes son?

'Chiquito Malo', ‘Siopas’ y 'Gonzalito' manejan sus estructuran dentro del Clan del Golfo.
Milena
López
@milelopez30

A raíz de la captura y posterior extradición de Dairo Antonio Úsuga, alías 'Otoniel', mucho se habla sobre quienes lideran hoy el Clan del Golfo del que Úsuga era el líder. 

Cabe recordar que raíz de dicha extradición esta estructura delincuencial ha tomado retaliaciones en diferentes departamentos del país donde mayormente tienen injerencia. 

Leer más: Revelan fuertes hallazgos sobre falsos positivos y desapariciones forzadas en Colombia

Frente a ello, el Gobierno, en cabeza del presidente Iván Duque, anunció una recompensa de $5.000 millones por Jobanis de Jesús Ávila Villadiego, alias ‘Chiquito Malo’, y Wilmer Antonio Quiroz, alias ‘Siopas’, quienes serían los responsables de dichas afectaciones en algunas regiones del país. 

'Chiquito Malo' 

Jobanis de Jesús Ávila Villadiego alías 'Chiquito Malo', fue desmovilizado del Bloque Bananeros de las Autodefensas Unidas de Colombia en 2004; sin embargo, volvió al radar de las autoridades colombianas y estadounidenses en 2018 y, especialmente, en 2021 luego de tomar el mando tras la baja de alias ‘Marihuano’, por parte del Ejército. 

Este hombre de 45 años, dentro de la organización, primero fue nombrado como uno de los cabecillas de la subestructura Central Urabá-Turbo, con influencia en zona rural de dicho municipio, donde coordinó acciones contra la Fuerza Pública, además siempre ha estado al frente de las actividades de producción y comercialización de cocaína en el 'clan'. 

Cabe señalar que en marzo de 2018, el Gobierno de los Estados Unidos realizó solicitud de extradición al Gobierno colombiano, vinculándolo directamente con el tráfico de droga a esta nación, con lo que se señala públicamente como uno de los objetivos principales a capturar por parte de la Fuerza Pública. 

Cuenta con mayor influencia en los departamentos de Antioquia (San pedro de Urabá y Turbo) y Córdoba (Tierralta y Valencia). A la fecha, Jobanis Ávila tiene circular roja de Interpol. 

‘Siopas’ 

Wilmer Antonio Giraldo Quiroz, alías ‘Siopas’, desertó de las Farc en 2008 y al año siguiente comenzó a trabajar para ‘Otoniel’. Su primer encargo importante fue la comandancia del frente Zuley Guerra, que delinque en la zona costera de Córdoba. 

Oriundo de Apartadó (Antioquia), con 41 años, en 2019 pasó al bloque Pacífico, liderando los frentes que actúan en el litoral, desde Chocó hasta Nariño, incluyendo el suroeste antioqueño. 'Siopas' tiene fuerte incidencia en el litoral pacífico chocoano. 

Su comandancia se ha distinguido por sus frecuentes ataques a la Fuerza Pública, entre los atentados se destaca el del 11 de abril de 2018 en San Pedro de Urabá, contra una caravana de vehículos oficiales que hacían tareas de restitución de tierras. Una bomba explotó a su paso y mató a ocho policías. 

Desde sus 15 años estaba al servicio de 'Otoniel', en su contra hay una circular azul emitida por Interpol y en el país tiene un proceso por concierto para delinquir. 

'Gonzalito' 

José Gonzalo Sánchez, alías 'Gonzalito', tiene 48 años y es oriundo de Montería (Córdoba). En su contra existen seis investigaciones de la Fiscalía por delitos que van desde homicidio, desplazamiento forzado, amenazas, concierto para delinquir y uso de menores de edad para la comisión de delitos. 

Desde 1996 perteneció a grupos al margen de la ley y por ese delito fue condenado a seis años de prisión, que pagó en la cárcel Bellavista de Medellín. Luego de esa condena, en 2002 ingresó a las filas del Bloque Catatumbo de las Autodefensas con injerencia en Norte de Santander. 

'Gonzalito', al igual que 'Chiquito Malo', también se desmovilizó en 2004 durante el proceso de Justicia y Paz; lo hizo en Tibú (Norte de Santander), junto con otros 1.425 integrantes. 

Luego de la desmovilización fue designado cabecilla principal de la estructura Roberto Vargas Gutiérrez, allí tiene a su mando 1.220 hombres en cinco subestructuras con injerencia en Córdoba, Antioquia y Sucre. 

Néstor Rosanía, investigador y corresponsal de conflictos armados, aseguró que “estos personajes van a responder a la nueva violencia que tenemos en Colombia, ya esta estructura no tiene un piso ideológico político, no es una guerra entre una izquierda armada versus una derecha armada de guerrillas y paramilitares, sino que ahora ellos se disputan lo que en la teoría de la guerra se conoce como portafolios de economía ilegal”. 

Quiere decir que ellos no sólo se disputan el narcotráfico, sino la minería ilegal, el tráfico ilegal de combustible, el tráfico de migrantes, la extorsión y cualquier renta ilegal que puedan llegar a captar, entonces ya no tienen un perfil o una lógica de la búsqueda del poder por medio de las armas, sino que realmente están en esos portafolios de economía legal”, indicó. 

Más información: Fiscalía asumió formalmente la investigación sobre asesinato del paraguayo Marcelo Pecci

Finalmente, Rosanía indicó que “estas estructuras funcionan de una forma mucho más descentralizada, ésta ya no es la estructura piramidal de las Farc o el paramilitarismo y aquí lo que tenemos son figuras muy descentralizadas en las regiones, quiere decir, 'Chiquito Malo' maneja sus propias estructuras, así como ‘Siopas’ y 'Gonzalito' también”.