Juliana Daza y Ricardo Torres, envueltos en un escándalo de violencia intrafamiliar
Juliana Daza y Ricardo Torres, envueltos en un escándalo de violencia intrafamiliar
Canal RCN
26 Nov 2018 12:51 PM

Juliana Daza, la actriz que rompió su silencio por atroz violencia intrafamiliar 

La pareja de la actriz es el reconocido mariachi Ricardo Torres, quien desmiente las acusaciones de su expareja.
Germán
Germán
Espejo
@gerespejo

La ONU advirtió que la violencia contra la mujer es una pandemia mundial teniendo en cuenta que al menos una de cada tres mujeres en el planeta ha sufrido por este desastroso fenómeno que se presenta en todos los sectores de la sociedad. 

A propósito de este lamentable tema, en las últimas horas se ha conocido el atroz caso de la actriz Juliana Daza y Ricardo Torres, un artista que pertenece al reconocido grupo Mariachi Clásico Contemporáneo

Los dos, ahora en medio de un proceso judicial, contaron su versión el lamentable caso de violencia intrafamiliar que incluyen celos, golpes, machismo, traición y violencia

La actriz y el mariachi hoy en día buscan demostrar –en el juicio que se avecina– qué ocurrió realmente en los años de convivencia que tuvieron, en una relación sentimental que inició en 2008 y que pasó de ser un sueño de hadas a una verdadera pesadilla. 

En contexto: Más de 4.000 personas encendieron una luz por las mujeres en Bogotá

Fue en 2010 cuando la estabilidad emocional y sentimental se acabó al despertarse los celos del músico. Ahí empezaron los inconvenientes por simplemente cómo se vestía o por qué se arreglaba tanto. 

Poco después de los episodios de celos las discusiones subieron de tono y pasaron de las palabras a las acciones. En la primera ocasión que la golpeó, de acuerdo a la actriz, su pareja argumentó que ella tenía una amante y le gustaba exhibirse. 

Estábamos en una reunión familiar, me esperó afuera del baño, empieza a apretarme del brazo y a decirme que estaba exhibiéndome (…) me dice que él sabía todo y que ya se lo habían contado. Fue la primera vez que me pegó”, relató a Cuatro Caminos de RCN. 

De acuerdo a Juliana, en ese episodio –luego de que el mariachi le rogara que se fueran de la reunión– accedió a irse con él para la casa. Ahí inició una nueva serie de agresiones que incluyeron más golpes e insultos. 

En ese momento Juliana no lo denunció creyendo ingenuamente que él jamás se iba a volver a comportar así y que retornarían los días de una relación “perfecta” donde no se darían peleas con golpes y maltrato. Por eso decidió continuar con esa relación y mantener la convivencia

Aun así, los conflictos no cesaron por los reclamos que se daban a partir de las producciones en que participaba la actriz, ya que –como es lógico– le obligaban a estar en largas jornadas de grabación. 

Me reclamaba por cómo conseguía los personajes, me sugería que seguro era porque me estaba acostando con el director o el jefe de casting. Si llegaba tarde me decía que estaba con un cliente... me decía cosas así que, aunque no se fueron golpes, resultaban demasiado ofensivas”, sostuvo. 

Ella argumentó que aguantó todo este tipo de cosas porque quería tener una familia y hogar estable para ver crecer así a su hija con una figura paterna. Pero fue imposible ocultar las expresiones de celos que se volvieron frecuentes de parte de Ricardo Torres. 

De tal orden pasaron a ser los celos que en una oportunidad el mariachi la suplantó en su teléfono para hacer creer a un amigo que era ella. Su intención era que saber si era traicionado con ese sujeto. 

Ese día Ricardo me despierta de un puño en la cabeza porque ya era un poco más inteligente de no golpearme en la cara porque los niños se habían dado cuenta de mi cara morada. Me pegó en la cabeza y al otro día me consiguió unas pastillas para la inflamación”, contó. 

Por varios años –según Juliana– soportó los altibajos drásticos hasta que llegó el 9 de julio de 2014, día en que Ricardo la agredió de tal forma que decidió denunciarlo. 

“El detonante más fuerte fue el día que yo llegué al estudio de grabación y lo encontré con la persona que él dice en las entrevistas era su secretaria. Su secretaria no era eso, era mi hermana menor con quien acababa de tener relaciones sexuales”, aseguró. 

Y agregó: “Ese día me alteré y en medio de la pelea me rompió un diente, me lastimó la cara, me tapó la boca y la nariz con su mano tratando de ahogarme... yo le dije que si quería tenerme, matándome (…) se acostó encima de mí tratando de sostenerme contra el piso que fue cuando quedé sobre un escalón y con su peso me dislocó dos discos de la columna”. 

Ese día Juliana decidió denunciar a su expareja ante la Fiscalía General de la Nación por el delito de violencia intrafamiliar, algo que quedó en un registro del Instituto de Medicina Legal, donde le dieron doce días de incapacidad. 

Aunque el caso llegó a la Fiscalía en 2014, solo se hizo público este año. Ella argumentó que lo denunció en los medios porque ve una justicia inoperante. 

¿Qué dice Ricardo Torres? 

En su defensa, Ricardo Torres primero pasó a desmentir que Juliana Torres fuera su esposa y aseguró que su relación era apenas de noviazgo donde se veían los fines de semana y en ocasiones que quedaba en su vivienda. 

Luego –al ser cuestionado directamente sobre la incapacidad médica de doce días sufrida por Juliana – guardó silencio ante la solicitud de su abogada. “No respondas eso Ricardo”, se escucha decir a la abogada en medio de la entrevista de Cuatro Caminos. 

Posteriormente, prefirió decir con claridad que no hubo violencia intrafamiliar porque no había convivencia entre los dos. 

Hay un principio que es violencia intrafamiliar o lesiones personales. Violencia intrafamiliar es si hubiésemos convivido (…) no hubo agresiones”, insistió. 

Paradójicamente, el mariachi además –en desarrollo de la entrevista– consideró que los golpes no son abuso físico; esto al ser cuestionado por la imputación de cargos de la Fiscalía. 

Me pienso defender con la verdad. Tengo pruebas de varios testigos. Con lo que ni siquiera existe no hay cómo defenderse y es una sorpresa para mí”, aseguró. 

Frente a la acusación de haber tenido intimidad con su secretaria, la hermana de su expareja, dijo que es cierto que mantuvo esa relación pero recalcó que ese día no hubo nada de violencia o agresión física

“Ese día vinieron dos policías y ya dieron su testimonio, la secretaria dio su testimonio y unos empelados de una obra también la vieron salir perfectamente (…) ellos dieron su testimonio de que no fue golpeada”, enfatizó. 

Ricardo Torres alegó que detrás de este caso solo hay un interés económico de la actriz porque él dejó de solventar varias de sus necesidades. 

Aun así, el artista admitió ser un hombre celoso, “como todo hombre”, sin que se saliera de control y fuera agresivo

¿Abuso sexual? 

Sin embargo, la situación jurídica de la pareja es aún más difícil porque a la violencia intrafamiliar se suma una denuncia de abuso sexual con menor de 14 años. De acuerdo a Juliana, el mariachi abusó de una de sus hermanas cuando tenía 13 años

Frente al hecho, Ricardo alegó que es “mentira” y que como con la denuncia de violencia intrafamiliar no ha encontrado cómo afectarlo, ahora Juliana trata de acabarlo con esa acusación. 

Le puede interesar: Aumentan los casos de profesores investigador por abuso sexual en colegios distritales

Será entonces la justicia la que determine este caso de violencia intrafamiliar que apenas inicia en los estrados. Sin embargo, de momento se desconoce de un nuevo caso por supuesto abuso a la otra hermana de Juliana.