General (r) Humberto Guatibonza es implicado en escándalo de chuzadas
General (r) Humberto Guatibonza es implicado en escándalo de chuzadas
Colprensa
14 Ene 2019 07:30 PM

General (r) Humberto Guatibonza, a juicio por la 'red de chuzadas'

El excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá deberá responder por seis delitos.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

La Fiscalía General de la Nación radicó el escrito de acusación contra el excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general (r) Humberto Guatibonza por su presunta participación en la 'red de chuzadas' conformada por varios oficiales en retiro de la Policía y el Ejército Nacional.

El general (r) Guatibonza, quien se encuentra cobijado con detención domiciliaria, deberá responder en juicio por los delitos de concierto para delinquir, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a un sistema informático, interceptación de datos informáticos, uso de software malicioso y violación de datos personales.

En el escrito de acusación, el ente investigador señala que el oficial en retiro era el encargado de contactar los clientes para la red en Bogotá y en el departamento del Valle del Cauca, manifestándoles que tenía todos los equipos y personal para conseguir información privilegiada. 

La Fiscalía citó una serie de interceptaciones telefónicas en las que se menciona al general en retiro, así como unos chats en los que se vende la información privilegiada.

Entre estas conversaciones se hace una presión para obtener datos sobre una presunta infidelidad de la esposa de uno de los mejores amigos del excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.

En contra del general en retiro existen los testimonios del coronel (r) Jorge Humberto Salinas, el mayor (r) Luis Mecías Quiroga y la ingeniera y exfuncionaria del Ministerio de las TIC, María Alicia Pinzón. Todos ellos enfrentan un proceso penal por esta 'red de chuzadas'.

Por estos mismos hechos la Fiscalía General llamó a juicio a Julián Villarraga y Carlos Eduardo Arenas, quienes según el ente acusador habrían buscado clientes para esta red que tenía como sede principal la ciudad de Ipiales (Nariño).