Tortura
Ingimage
29 Ene 2020 09:18 AM

En libertad funcionarios de centro de rehabilitación donde torturaban jóvenes

Los trabajadores continúan vinculados al proceso por el delito de tortura agravada.
Liliana Pinzón
Liliana
Pinzón Garzón
@lilipinzong

Seis trabajadores de una IPS que fueron capturados tras encontrar evidencias de tortura y maltrato psicológico a pacientes de un centro de rehabilitación en Cali, recobraron su libertad en medio de una audiencia.

Se trata de los terapeutas Wilder Fabián Fernández Caro, Carlos Andrés Granada Ruiz, Alexander Caicedo Quintero y Juan Carlos Peñaradonda De La Pua; así como a la psicóloga Luz Damaris López Rosales y a la técnico auxiliar de enfermería Jhimbalin  Rivas Gutiérrez, quienes fueron capturados el 23 de enero por investigadores de la Policía Nacional.

Lea aquí: Torturadas y encadenadas hallaron a varias personas en centro de rehabilitación

Tras las detenciones de estas personas, encargadas del área administrativa y operativa, fueron presentadas en audiencia ante el juez 31 de control de garantías donde la Fiscalía les imputó el delito de tortura agravada.

Estos funcionarios, pertenecientes a una Institución Prestadora de Salud (IPS) del municipio de Palmira (Valle del Cauca), son señalados de realizar actos inhumanos contra pacientes farmacodependientes y con problemas psiquiátricos, de los cuales hay algunas evidencias en fotos y videos.

En medio de las audiencias de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento los trabajadores no aceptaron los delitos y se declararon inocentes de los hechos por los que los señalan.

Entre tanto, el juez del caso decidió no enviarlos a prisión y dictó contra los seis funcionarios medida de aseguramiento no privativa de la libertad; sin embargo los trabajadores no fueron eximidos de responsabilidades, por lo que continúan vinculados al proceso de investigación.

Le puede interesar: Trabajadora de Cruz Verde que confundió medicamentos sería condenada por homicidio culposo

Asimismo el juez impuso unas medias restrictivas que deberán cumplir las personas para evitar ser enviadas a la cárcel antes de finalizar el proceso. En este sentido, mientras se desarrolla la investigación los señalados deberán presentarse a la Fiscalía cada ocho días y atender los requerimientos necesarios por parte del ente investigador.

Las otras restricciones consisten en que ninguno de los trabajadores vinculados al proceso podrá acercarse a la IPS ni podrá salir del país, al igual que quedó impuesta una restricción para salir de sus viviendas en horas nocturnas (entre 6:00 p.m. y 6:00 a.m.).

La investigación de la Fiscalía determinó que en la IPS que prestaba servicios desde hace tres años (ubicada en el sector de La Dolores, jurisdicción de Palmira), al parecer estarían utilizando métodos de intervención no convencionales, como colocar grilletes a los pacientes y atarlos de pies y manos a postes de las zonas comunes del lugar.

En una indagación se encontró que los trabajadores habrían recurrido al maltrato físico y psicológico de los pacientes.

En el lugar se halló un ‘hueco’ sin luz ni servicios públicos, donde fueron encontrados varios pacientes amarrados y en malas condiciones higiénicas.