Asesinatos de líderes sociales
Un hombre asiste al funeral de Luis Dagua, un líder campesino asesinado y cuyo cuerpo fue encontrado al costado de una carretera con aparentes signos de violencia, en área rural de Caloto (El Cauca), en julio de 2018.
AFP
7 Mayo 2019 12:34 PM

Crímenes de líderes sociales: Disidencias de las Farc, ELN y Clan del Golfo están detrás

Así lo reveló el director nacional de Fiscalías Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León.
Mauricio Collazos
Mauricio
Collazos
@CollazosMao

Los peritos de la Fiscalía General de la Nación elaboraron una radiografía sobre el estado de las investigaciones y los principales agresores de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país, tras la firma del acuerdo de paz.

Luis González León, director nacional de Fiscalías Seccionales y de Seguridad Ciudadana, señaló que de acuerdo con los móviles se logró identificar a los grupos residuales de las Farc, a la banda criminal del Clan del Golfo y a la guerrilla del ELN como los principales responsables de estos graves hechos.

Lea también: Francia Márquez dice que no sabe quién la quiere muerta

De acuerdo con el más reciente informe de las Naciones Unidas, desde enero de 2016 al primero de mayo pasado, se tiene un reporte de 274 casos de homicidios cuyas víctimas son líderes sociales en el país.

Asimismo, sostuvo que el 57% de los 157 casos que han sido esclarecidos por las autoridades, se estableció que los agresores fueron organizaciones criminales.

23 de esos casos son responsabilidad de estas nuevas organizaciones que están apareciendo en las regiones, conocidas como los grupos armados residuales del proceso de paz”, indicó González.

Lea tambiénONU exige al Gobierno identificar a atacantes de líderes sociales en Cauca

Según los informes de policía judicial, otras de la organizaciones que también aparecen como posibles autoras de los homicidios de los líderes sociales son los grupos criminales conocidas como los Caparrapos y el EPL.

Igualmente, indicó que los fiscales identificaron que en un 18 % de estos homicidios, las organizaciones delincuenciales locales, dedicados a actividades como el microtráfico aparecen como las agresores de estos defensores de derechos humanos.