27 Abr 2016 04:25 PM

Ciudadano increpa a Samuel Moreno por estar en la calle y sin esposas

El exalcalde de Bogotá se apartó mientras una persona lo insultaba, en pleno centro de la capital.
Circula en internet un video que da cuenta de cómo Samuel Moreno, exalcalde de Bogotá condenado por el carrusel de la contratación, aparece en las calles del centro de la capital y sin esposas.
 
"¿Señor. Y a usted por qué no lo tienen esposado?", le preguntan al excalde, quien responde con un "sí claro" y le da la espalda a quien lo increpa. "¿Dónde están las esposas, a usted no la da pena ser una rata, la rata inmunda que és?", le dice la persona que lo graba. Moreno responde tímidamente con un no, mientras él insiste en preguntar qué hace el exalcalde en el centro de Bogotá. 
 
Fuentes del Inpec le dijeron a LA F.m. que Samuel Moreno estaba atendiendo una diligencia de la Corte Suprema de Justicia y estaba acompañado por dos guardianes del Inpec. De igual manera, que no estaba con esposas porque no es un interno considerado de categoría alta. Es de categoría media.
 
El 30 de marzo anterior, la Fiscalía General de la Nación apeló ante el Tribunal Superior de Bogotá la sentencia de 18 años de prisión proferida en contra del ex alcalde mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, tras considerar que esta pudo ser mayor por la gravedad y modalidad de los delitos relacionados con cohecho e interés indebido en la celebración de contratos.
 
El delegado del ente acusador recalcó que la pena pudo alcanzar los 24 años de prisión, toda vez que se trató de un acuerdo criminal de una organización de cuello blanco que se insertó en la administración distrital, al mando de Moreno Rojas en la época que tuvo vigencia el plan de Desarrollo de Bogotá Positiva.
 
Por su parte, el juzgado al proferir la sentencia advirtió “que se trató del trabajo ilícito de un club ignominioso el cual permitió la adjudicación de forma delictiva del contrato 1229 de 2009 de suministro de servicios de salud y ambulancias para Bogotá”.
 
De la misma manera, el fallador acogió el dicho de la Fiscalía en el que se indica que el exjefe de la administración distrital abusó de su posición privilegiada y de la confianza de sus electores, al desbordar sus funciones y omitir el deber que tenía de proteger los recursos públicos.
 
Para la Fiscalía, el mandatario pretendía llenar sus arcas y la de sus amigos mediante acuerdos con particulares para repartirse, como si se tratara de una en una feria económica, los recursos del erario aportados por todos los ciudadanos. “En otras palabras el propósito era favorecer los intereses de un grupo, para lo cual se consolidó en el marco de posicionamiento de altos funcionarios en la administración de Bogotá con acuerdos de gobernabilidad o coalición entre concejales y el exalcalde Moreno Rojas”, señaló el fiscal del caso.
 
Agregó que “se trató de una conducta típica y antijurídica que atentó contra la administración pública,  porque deterioró su imagen, empañó y eclipsó la probidad con la que deben conducirse sus servidores públicos”.
 
“No cabe duda que Moreno Rojas vulneró otros principios referidos a la moralidad e imparcialidad, cediendo a las presiones de intereses particulares y a concejales que asumieron una postura diferente a la dignidad y posición excelsa derivada de su rol como representantes de los intereses de los bogotanos”, enfatizó el delegado del ente acusador.
 
La Fiscalía concluyó que Samuel Moreno delegaba en su hermano Néstor Iván Moreno, aunque este negara su relación con los asuntos contractuales del distrito, la atención de los detalles y por menores derivados del proceso licitatorio de ambulancias para elegir los intermediarios que recibían las dadivas prometidas a favor de la casa Moreno Rojas.
 
De la misma manera determinó que el exmandatario preparaba y efectuaba reuniones guiadas por sus invitaciones, con instrucciones precisas y la reafirmación del favorecimiento a los amigos contratistas de los exconcejales Andrés Camacho Casado e Hipólito Moreno.
 
Luego de proferida la sentencia que lo inhabilita de por vida a ejercer cargos públicos, el exalcalde debe estar en la Cárcel La Picota en Bogotá, donde purgará la pena de 18 años de prisión.
 
Fuente
Sistema Integrado Digital