hermanosuribenoguera-1.jpg
Imagen suministrada a LA FM
14 Dic 2017 01:38 PM

Agentes de Gaula y Sijín serán testigos en juicio contra hermanos Uribe Noguera

Más de un año después del asesinato de Yuliana Samboni, a manos de Rafael Uribe Noguera, se reanuda el juicio contra los hermanos del criminal.
La
Fm

La Fiscalía solicitó como testigos en el juicio a Francisco y Catalina Uribe Noguera a varios agentes de la Policía de Bogotá, adscritos al Gaula y a la Sijín, quienes hicieron parte de las investigaciones por el secuestro y posterior asesinato de Yuliana Samboni.

La Fiscal del caso advirtió que "la importancia de los testigos en el proceso busca establecer cómo la Policía abordó inicialmente el secuestro de la menor por parte del Gaula y posteriormente el homicidio cuando su cuerpo fue encontrado por los agentes de la Sijín en un apartamento del norte de Bogotá".

Para este juicio serán presentados cerca de 40 testigos y abundante material probatorio, a fin de sustentar las acusaciones que la Fiscalía hizo a los Uribe Noguera. Además entre las personas mencionadas como testigos se encuentran Juvencio Samboni, padre de la víctima en este caso, y Rafael Uribe Noguera, condenado por el abuso y asesinato de la menor de 7 años.

Los hermanos Uribe Noguera son procesados por los delitos de ocultamiento de material probatorio, y favorecimiento de secuestro, en relación a los hechos ocurridos el pasado 4 de diciembre de 2016 en el norte de Bogotá.

En el marco de las audiencias preliminares los hermanos Uribe Noguera no aceptaron los delitos mencionados por la Fiscalía.

Así va el caso:

En abril del 2017 la juez 35 con funciones de Conocimiento de Bogotá profirió la condena en primera instancia a 51 años de cárcel contra Uribe Noguera, así como el pago de 100 salarios mínimos de multa.

Lea aquí: Familia de Yuliana Samboni dice que aún no ha sido reparada

Rafael Uribe fue condenado bajo los delitos de feminicidio agravado, secuestro simple y acceso carnal.

Con la sentencia establecida, el Tribunal Superior de Bogotá resolvió la apelación a la condena y el pasado 2 de noviembre aumentó la sentencia a 58 años de cárcel y el pago a 1.600 salarios mínimos.

El fallo no alcanzará una tercera instancia, ya que no fue apelado por ninguna de las partes intervinientes.

Además del ingeniero y confeso asesino, la Fiscalía inició un proceso penal a sus hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera, como presuntos responsables por los delitos de ocultamiento de material probatorio y favorecimiento de secuestro.

Francisco y Catalina fueron vinculados por una presunta alteración a la escena del crimen dentro del apartamento en donde las autoridades hallaron sin vida a la menor.

En contra de Francisco y Catalina Uribe Noguera han sido presentadas como pruebas de la Fiscalía las conversaciones telefónicas entre los tres hermanos el día del homicidio, las conversaciones de Whatsapp en los teléfonos celulares, la inspección forense en el lugar de los hechos y las bitácoras de vigilancia del edificio.

Finalmente de ese último material probatorio hace parte una pieza más del rompecabezas en la investigación: el vigilante Fernando Merchán.

Merchán se suicidó el pasado 9 de diciembre de 2016, pasados cinco días del crimen.

En su casa, ubicada al sur de Bogotá, y junto a su cuerpo, la Policía y los agentes del CTI encontraron una nota que decía “Perdónenme, no quería dañarle la navidad a nadie, soy inocente, no quiero volver a la cárcel: Fernando”.

Sin embargo, para el organismo judicial queda pendiente comprobar si el vigilante fallecido participó de alguna manera en el hecho.