Boris Johnson
Boris Johnson
AFP
9 Sep 2020 01:13 PM

Reino Unido endurece medidas: prohíbe reuniones de más de 6 personas

Además anunció que creará la figura de "guardias COVID" para perseguir a los infractores.
agenciaefe
Agencia
Efe

El Gobierno británico se pone en manos de lo que ha bautizado como "regla de seis", la prohibición de reuniones de más de seis personas, para tratar de impedir que las preocupantes cifras de contagios de la COVID-19 se conviertan en una segunda ola.

El primer ministro británico, Boris Johnson, compareció este miércoles escoltado por sus principales asesores médicos para confirmar que las autoridades recurrirán a la mano dura y que se creará la figura de "guardias COVID" para perseguir a los infractores.

Lea también: Obesidad, el mayor factor de riesgo de muerte para los jóvenes contagiados

Quienes no respeten la norma, advirtió el jefe de Gobierno, se exponen a ser dispersados por la policía, multados o incluso arrestados.

"No se trata de un nuevo confinamiento", repitió Johnson ante las preguntas de los periodistas. No lo es, pero desde luego supone un revés para la estrategia de su Ejecutivo, que pasaba por no adoptar grandes medidas a escala nacional y concentrar los esfuerzos en atajar los brotes localmente.

El incremento de nuevos casos que se ha registrado en los últimos días ha encendido las alarmas en Downing Street, que no quiere que se repita el escenario de la primavera, cuando la demora en adoptar medidas hizo del país uno de los más castigados de Europa por la pandemia.

Vea también: Alemania modificará la recomendación frente a viajes a zonas de riesgo

Prevención por tiempo indefinido

Aferrado al eslogan "Hands, Face, Space" ("Manos, Cara, Espacio"), Johnson recordó a sus compatriotas, especialmente a los jóvenes -donde se ha producido un mayor aumento de casos-, la importancia de lavarse las manos, usar la mascarilla para tapar las vías respiratorias y respetar la distancia social.

Pero fue más lejos al asegurar que, aunque le "rompe el corazón", los contactos sociales deberán reducirse al mínimo imprescindible, salvo en los colegios, los lugares de trabajo o los deportes organizados.

Además, los establecimientos hosteleros deberán recoger obligatoriamente los datos de todos sus clientes y entregárselos a la sanidad pública de inmediato si les son requeridos.

Las Navidades, temen ya los medios británicos, penden de un hilo.

El primer ministro no quiso predecir el futuro, pero su principal asesor médico, Chris Whitty, sí advirtió de que las nuevas restricciones, que impiden que por ejemplo dos familias que no viven juntas se reúnan si suman más de seis miembros, no serán cuestión de unas pocas semanas.