recicladoresankara.jpg
Los recolectores de basura del distrito de Cankaya en Ankara, Turquía, leen en sus tiempos libres los libros que ellos mismos han recogido entre los desperdicios. (Muhammed Selim Korkutata - Agencia Anadolu)
3 Ene 2018 05:23 AM

Recicladores crean biblioteca con libros extraídos de la basura

Los trabajadores municipales de Ankara han creado el lugar en el distrito de Cankaya.
La
Fm

Los trabajadores municipales de Ankara han creado una biblioteca en el distrito de Cankaya con libros que han encontrado en los lugares menos probables: contenedores de basura.

“Estamos ayudando a que los libros que han perdido su valor después de ser arrojados a la basura, recuperen ese valor”, le dijo a la Agencia Anadolu Sema Keskaya, directora de recursos humanos. “La iniciativa de establecer esta librería se dio cuando los trabajadores de la ciudad preguntaron cuántos libros eran arrojados y cuántos podrían ser reutilizados”, indicó Keskaya.

El lugar está abierto para los visitantes que quieran entrar a la librería. Los estantes de libros se extienden a lo largo de un corredor que cuenta con un área de lectura, dotada con mesas y sillas que esperan con ansias la llegada de amantes de libros.

En cuestión de solo ocho meses, la librería ha logrado recoger 5.000 libros distribuidos en 17 categorías, que van desde historia hasta política. Ahora se encuentra en una fase en la que también pueden donar libros a escuelas y a otras instituciones.

Keskaya explicó que la librería fue establecida en principio, en el complejo de la municipalidad para el uso de los trabajadores y sus familias, pero, en vista del interés de los ciudadanos que no estaban relacionados con los trabajadores, ahora está abierto para todo el mundo.

Controles de calidad

Además de los libros que encuentran en la basura, la librería recibe un gran número de donaciones de personas que también asisten al lugar.

Serhat Baytemur, un recolector de basura de 32 años de edad, está entusiasmado por el proyecto. “Antes de esto, deseaba tener una librería en mi casa. Ahora tenemos una librería acá y es muy buena. Quiero leer todos los libros”, expresó Baytemur.

La biblioteca presta los libros a los lectores por un periodo inicial de dos semanas, y dicho préstamo se puede extender en caso de ser necesario. En vista de que la librería abre sus puertas desde la mañana hasta las 05:30 p.m. hora local, los trabajadores hacen uso de ésta durante su hora de almuerzo o antes de empezar sus turnos.

El proyecto ha recopilado libros “diferentes” y de “gran valor”, de acuerdo con Keskaya. Sin embargo, no todos los libros vienen en buenas condiciones, así que los trabajadores realizan un trabajo extra para ordenar y revisar los libros y las páginas que puedan faltar.

“Cuando empezamos, encontramos muchos estantes, pero no tantos libros. De hecho, estaba algo nerviosa al pensar que no pudiéramos llenar los estantes. Veía las repisas y me decía a mí misma: ‘necesitamos al menos 3.000 libros’, Pero después vimos que se llenaron rápidamente y ahora ni siquiera damos abasto”, agregó la directora de recursos humanos de la municipalidad.

“Nuestra meta no es encontrar libros y quedarnos con ellos, sino ponerlos en buenas condiciones para nuestros niños y nuestro pueblo. Queremos que estos libros lleguen a estudiantes para inculcarles hábitos de lectura”.

Eray Yilmaz, la bibliotecaria del lugar, invitó a las personas a compartir sus libros con ellos. “Los libros que comparten con nosotros llegarán a las personas que nos necesitan”, aseguró Yilmaz.

Daniela Mendoza contribuyó en la redacción de esta nota / Anadolu

Con información de Daniela Mendoza contribuyó en la redacción de esta nota / Anadolu