Manifestaciones en Francia
Manifestaciones en Francia.
AFP
24 Ene 2020 01:55 PM

Protestas en Francia mientras era presentada reforma de pensiones

Entre 350.000 y 400.000 personas se manifestaron en París.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

Decenas de miles de personas se manifestaron este viernes en una nueva jornada de protestas contra la reforma del sistema de pensiones en Francia, que coincidió con su presentación oficial por el gobierno ante el Consejo de Ministros, tras semanas de una huelga inédita con fuerte impacto en los transportes públicos.

"Macron renuncia", gritaron los manifestantes en París en referencia al presidente Emmanuel Macron, que hizo de la reforma de las pensiones su proyecto emblemático.

Entre 350.000 y 400.000 personas se manifestaron en París, según el sindicato CGT, en la vanguardia de la protesta.

Le puede interesar: En frontera México-EE.UU. hay emergencia humanitaria permanente

"Este movimiento sigue siendo masivo, tenemos tasas de huelga importantes, es a largo plazo y no es obra de algunas personas marginales", afirmó Benoît Teste, secretario general de la FSU, mayoritaria en la Educación, sector donde la oposición al proyecto es fuerte.

En el día 51 de un movimiento que comenzó el 5 de diciembre -una duración excepcional, incluso en una Francia habituada a los movimientos sociales-, "la movilización sigue siendo importante", aseguró Philippe Martinez, secretario general del CGT. "El gobierno juega a la terquedad, debemos continuar presionándolo", estimó.

El proyecto, que busca fusionar en uno solo los 42 regímenes de pensiones actuales, e instaurar un nuevo sistema de cálculo, por puntos, fue presentado en el Consejo de Ministros.

La reforma contempla atrasar a los 64 años la edad obligatoria para cobrar una pensión completa, dos más que actualmente. Frente a la oposición sindical, el gobierno retiró "provisionalmente" este segundo punto, pero exige a cambio que las organizaciones sindicales y patronales hallen soluciones para garantizar el equilibrio del sistema de pensiones.

El proyecto debe ser debatido en el Parlamento a partir del 17 de febrero con miras a una primera votación a principios de marzo.

Macron asegura que el nuevo sistema será más transparente y más justo, en especial para las mujeres y los trabajadores con ingresos bajos como los agricultores.

Nuevos formatos de protesta

Las líneas de metro de París tuvieron el viernes fuertes retrasos, aunque el servicio había prácticamente vuelto a la normalidad esta semana, después de que los sindicatos optaran por otros formatos de protesta, como el bloqueo de puertos, los cortes de electricidad y acciones más mediáticas.

El tráfico ferroviario se vio menos afectado y los trenes internacionales funcionaban con normalidad. La Torre Eiffel cerró, debido a que parte de sus trabajadores se unieron a las protestas.

El apoyo a la movilización es desigual: según una encuesta BVA publicada este viernes, el 70 % de los franceses estima que el movimiento debe continuar. Pero otra encuesta de opinión, realizada por Odoxa, estima que un 56 % de los franceses quiere que la huelga "se detenga".

En manifestaciones previas se registraron actos de vandalismo y enfrentamientos con las fuerzas del orden, promovidos esencialmente por radicales de extrema izquierda "black bloc", que se saldaron con decenas de heridos y de detenciones. El gobierno ha sido acusado de consentir la mano dura de la policía.

La economía resiste

Por ahora, el Banco de Francia no prevé que la huelga haga mella en la economía francesa, aunque muchas empresas dieron cuenta de una caída de sus ingresos durante el periodo de Navidad, especialmente en París.

Lea aquí: Experto en Medio Oriente y terrorismo dice que si Venezuela causa peligro se haría intervención

Analistas de IHS Markit indicaron que su índice sobre la actividad económica francesa se ralentizó en enero respecto al mes interior, lo que representa "la tasa más baja de expansión desde septiembre pasado".

El principal sindicato de Francia, el moderado CFTD, suspendió su huelga a la espera de mantener conversaciones con el gobierno sobre la financiación de la reforma, pero otros sindicatos exigen el abandono completo del proyecto.