uribeyrafaelcorrea.jpg
Los entonces presidentes Álvaro Uribe (Colombia) y Rafael Correa (Ecuador) luego de su dura discusión en la Cumbre de Río de 2008 / Foto de un video de Youtube
16 Abr 2018 03:16 AM

A propósito de las Farc en la frontera con Ecuador, cuando Uribe denunció a Rafael Correa

En la Cumbre de Río, el entonces presidente de la República le recriminó a su entonces homólogo Rafael Correa. Hoy, se recuerda porque alias Guacho asesinó a tres periodistas.
La
Fm

Tras el asesinato del equipo periodístico de Ecuador en la frontera compartida con Colombia ha tomado relevancia la dura pelea que sostuvieron el entonces presidente Álvaro Uribe con su entonces homólogo Rafael Correa en la Cumbre de Río de 2008. Hoy, las dudas acerca de qué se ha hecho con las Farc en la frontera ha tomado relevancia tras el asesinato del periodista Javier Ortega, de 36 años de edad; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45 de edad, y el conductor Efraín Segarra, de 60 años de edad.

En aquel entonces, Uribe le dijo de todo a Correa y éste le respondió. Al final y luego de intercambiar duras acusaciones, los entonces presidentes de Colombia y de Ecuador se estrecharon las manos con gestos de no reconciliación. El entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, también participó y estuvo de acuerdo en cerrar la reunión con cordialidad.

La vigésima Cumbre del Grupo de Río se celebró en Santo Domingo (República Dominicana) y tuvo como eje de debate el bombardeo que Uribe autorizó contra el guerrillero de las Farc Raúl Reyes, abatido el primero de marzo de 2008.

Estas fueron las declaraciones del entonces presidente Álvaro Uribe

Estas fueron las declaraciones del entonces presidente Rafael Correa

https://www.youtube.com/watch?time_continue=276&v=i3VWV8_mM9k

Hoy, el asesinato de los periodistas, la violencia en la zona fronteriza, que en los últimos meses se ha cobrado la vida de siete personas en el lado ecuatoriano, ha unido a Ecuador y Colombia en un combate que despliegan de forma coordinada, pero cada uno en su territorio.

Esa lucha se intensificó tras confirmarse el asesinato de un equipo de prensa ecuatoriano, que fue secuestrado en la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, hasta donde acudió precisamente para recabar información sobre la violencia en la zona.

Ello porque desde que el pasado 27 de enero, cuando estalló un carro bomba cerca de un cuartel de policía en San Lorenzo, en la región fronteriza con Colombia (que el Gobierno atribuye a bandas vinculadas al narcotráfico), ocurrieron otros ataques pese a que las autoridades redoblaron la seguridad en la zona.

En uno de esos ataques fallecieron cuatro militares, otros resultaron heridos y el 26 de marzo fue secuestrado el equipo de prensa integrado por el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra.

Al cumplirse diecinueve días de incertidumbre por la suerte del equipo del diario El Comercio, el jefe de Estado ecuatoriano, Lenín Moreno, confirmaba el viernes la fatal noticia del asesinato de quienes fueron secuestrados por disidentes de las Farc, según dijo Ortega desde su cautiverio en un video que circuló en la prensa colombiana.

Doce horas antes de confirmar el asesinato, Moreno dio un ultimátum para que los secuestradores den una prueba de vida del equipo de prensa o adoptaría "acciones contundentes", advertencia que desató temores de quienes consideraron que con ello se podría arrastrar al país a un conflicto ajeno, como el colombiano.

La noticia del asesinato del equipo de prensa sumió en un duelo profundo a un Ecuador que no había visto hechos parecidos dentro de sus fronteras, y que, además, de indignación dejó un sinnúmero de preguntas aún sin responder e incógnitas también sobre la reacción del Gobierno.