22 Oct 2016 07:47 PM

Presidente sudanés acusa a Amnistía de mentir sobre ataques químicos en Darfur

El mandatario sudanés asegura que "Son simplemente puras mentiras".
El presidente sudanés, Omar al Bashir, acusó el sábado a Amnistía Internacional (AI) de decir "mentiras", después de que la organización de defensa de los derechos humanos denunciara ataques químicos dirigidos por sus fuerzas contra civiles en Darfur (oeste).
 
El mes pasado, Amnistía Internacional afirmó en un informe que al menos una treintena de ataques con armas químicas se habían llevado a cabo entre enero y septiembre en aldeas de la región de Djebel Marra, en Darfur, en el marco de una amplia campaña militar contra los rebeldes. 
 
"Entre 200 y 250 personas pudieron morir por exposición a agentes químicos, muchos de ellos, si no la mayoría, niños", según la organización. 
 
En una primera reacción, el presidente Bashir desmintió las acusaciones. 
 
"Estos últimos días, ustedes han asistido a todas las mentiras y suposiciones de Amnistía Internacional sobre la utilización de armas químicas", lanzó Bashir en un discurso ante los miembros de su partido. 
 
"Son simplemente puras mentiras", aseguró. 
 
El informe de Amnistía incluye imágenes de niños con quemaduras químicas, imágenes satelitales de aldeas destruidas y de personas desplazadas, extractos de entrevistas con más de 200 supervivientes y análisis de expertos en armas químicas.
 
La OIAC (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, una agencia de la ONU) explicó que necesitaría más informaciones y pruebas para llevar a cabo una investigación formal, mientras que un alto responsable de Naciones Unidas pidió en octubre a Sudán que le ayude a arrojar luz sobre estas acusaciones. 
 
Darfur es escenario de un sangriento conflicto desde 2003, cuando insurgentes de minorías étnicas tomaron las armas contra el poder de Jartum, en manos de la mayoría árabe. El presidente Bashir lanzó una violenta ofensiva para atajar la insurrección. 
 
Desde entonces, la ONU calcula que los combates han dejado, al menos, 300.000 muertos y 2,5 millones de desplazados. 
Fuente
Sistema Integrado Digital