Perro-united-airlines.jpg
Equipaje donde iba el perro / Facebook June Lara
16 Mar 2018 09:58 AM

Perro muere en un avión por descuido de una aerolínea

Una azafata ordenó que el animal viajara durante tres horas dentro de una maleta en el portaequipaje.
La
Fm

United Airlines vuelve a protagonizar varias noticias luego de un lamentable suceso que cobró la vida de un inocente animal. El perro de raza Bulldog Francés, llamado Kokito, viajaba junto a sus dueños dentro de una maleta de mano.

Una azafata de la aerolínea estadounidense obligó a las personas a poner el morral en el portaequipaje durante las tres horas y media que duraba el viaje. Cuando el avión aterrizó, los pasajeros encontraron muerto al perro de 10 meses de vida.

Catalina Robledo, la dueña del canino, comentó que el perro se asfixió porque el espacio era demasiado reducido y no podía respirar bien. Tras el suceso, la aerolínea aseguró que asumirá toda la responsabilidad, a pesar de que ya el Departamento de Transporte de EE.UU. esté estudiando el caso para aplicar las sanciones necesarias.

El senador John Kennedy exigió al presidente de la compañía de vuelos, Scott Kirby, toda la información sobre la cantidad de animales que han muerto por culpa de sucesos así de parte de la aerolínea. En Twitter, Kennedy dijo que tratará de llevar a cabo un proyecto de ley para prohibir a estas empresas que los animales viajen en compartimientos superiores o encerrados en equipajes.

Según el relato de otras personas que viajaban en ese avión, una auxiliar exigió a una mujer que debía colocar al perro en el portaequipajes de cabina mientras aterrizaban. Aunque la dueña del animal le explicó que se trataba de su perro, la azafata le aseguró que estaría en perfecto estado y que obligatoriamente tenía que acatar las normas o no podría quedarse en el vuelo.

“Yo les dije: ‘Es un perro, es un perro. No puede respirar ahí dentro’. Pero a la azafata no le importó”, relató Sophia Ceballos, la hija de 11 años de Catalina Robledo, en una entrevista para la CBS.

También comentaron que el viaje presentó turbulencia y no pudieron coger al perro, pues estaba prohibido moverse del asiento. El animal ladró durante las dos primeras horas y luego se quedó callado.

United Airlines por su parte justificó a su trabajadora diciendo que ella no había entendido que en el maletín venía un perro y que tampoco escuchó algún ladrido que le indicara eso. Según se pronunció la compañía, el dinero que pagó Robledo por el vuelo del cachorro ya se le reembolsó.

Lo ocurrido ya está en manos de la Administración Federal de Aviación, la cual se encargará de investigar y revisar los hechos presentados en ese momento.