5 Ene 2016 09:53 AM

Oposición venezolana asume el control del Parlamento en medio de tensiones

Ángel Álvarez Gil, diputado de la oposición, indicó en LA F.m. que hay muchos retos por cumplir.
La oposición venezolana tomará este martes el control del Parlamento en medio de una fuerte tensión con el chavismo que, por primera vez en minoría en 17 años de gobierno, promete bloquear todas sus iniciativas, presagiando un enfrentamiento de poderes y la profundización de la crisis.
 
La instalación de la Asamblea Nacional, elegida en los comicios parlamentarios del 6 de diciembre, se efectuará en un ambiente de incertidumbre y tensión, sin que se descarten choques en protestas callejeras. En efecto, mientras la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a sus seguidores a acompañar a sus diputados en una marcha en Caracas, los chavistas se manifestarán bajo el lema "Los de Chávez a la calle".
 
El presidente, Nicolás Maduro, pareció intentar aliviar la tensión este lunes al ofrecer por cadena nacional garantías para la instalación pacífica del parlamento. "Yo he dado órdenes expresas al ministro del Poder Popular de Interior, Justicia y Paz, mayor general González López, que tome todas las medidas para asegurar la instalación en paz de la Asamblea Nacional, con tranquilidad", dijo Maduro.
 
Aseguró que las autoridades se reunieron con representantes opositores para coordinar "todas las medidas de protección" para que "puedan salir, cantar sus canciones y corear sus consignas en un perímetro suficiente para que el paso a la Asamblea Nacional no sea obstruido".
 
Más temprano, el diputado opositor Henry Ramos Allup, elegido presidente del parlamento, dijo estar convencido de que la Fuerza Armada garantizará el orden en la ceremonia de instalación del poder legislativo. Pero el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, exigió mantener al poder militar fuera de la diatriba generada por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de suspender la elección de tres diputados opositores en el estado Amazonas (sur).
 
Para Diego Moya-Ocampos, analista para las Américas de IHS Global Insight, la instalación de la Asamblea subraya "el clima de confrontación" que "marcará las dinámicas políticas de 2016, donde las Fuerzas Armadas jugarán un papel clave, tras bastidores".
 
Choque institucional
 
La polémica sentencia del TSJ, que parte de un fallo en el que admitió para estudio siete recursos de impugnación contra nueve diputados opositores electos, amenaza la mayoría de dos tercios (112 de 167 escaños) que la MUD logró, poniendo fin a la hegemonía chavista. Desafiante, Ramos Allup aseguró que los 112 diputados estarán en la juramentación. "Ninguna sentencia puede suspender una totalización que ya se produjo. Ninguna mayoría calificada está en riesgo", advirtió el veterano diputado.
 
En lo que la MUD calificó de "acción desesperada" del gobierno, la mayoría oficialista saliente nombró en sesiones extraordinarias en Navidad a 13 magistrados del máximo tribunal, órgano clave pues será el árbitro en las disputas en el Parlamento.
 
La oposición denunció las impugnaciones como un intento de "golpe de Estado judicial" ante la ONU, la OEA, la Unión Europea, Unasur y Mercosur. Maduro, que acusa a la MUD de haber hecho "compra de votos" y atribuye la derrota electoral a la "guerra económica de empresarios de derecha", advirtió que los chavistas reaccionarán ante la "Asamblea burguesa" que pretende destruir los programas sociales.
 
Como parte de ellos, este lunes sesionó el Parlamento Comunal, una iniciativa que impulsa Maduro para hacer contrapeso a un Legislativo opositor. "El Parlamento Comunal no existe sino en su imaginación. El único parlamento electo por el pueblo es la Asamblea Nacional", afirmó Ramos. Para Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis, "todo indica" que Venezuela irá por "un camino serpenteante", en el que primero "será inevitable el conflicto" y luego quizás se llegue a la negociación.
 
Más confrontación para 2016
 
Aunque la MUD pierda provisionalmente tres diputados, aún tendría la tres quintas partes de la asamblea, que le permitirá impulsar una ley de amnistía para "75 presos políticos", entre ellos el opositor radical Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión acusado de llamar a la violencia en protestas en 2014.
 
Maduro anticipó que vetará la amnistía, a lo que Ramos respondió: "Tenemos facultades constitucionales para promulgarla en caso de que en su insensatez niegue tal promulgación". El opositor aseguró que la MUD también impulsará reformas económicas para concretar el "cambio" prometido al electorado, y recordó que en julio pasado acordó ofrecer, en el lapso de seis meses, "una solución democrática, constitucional, pacífica y electoral para el cambio del presente gobierno".
 
Analistas como León ven desacertada la búsqueda de una salida anticipada del presidente con alguna enmienda o referendo revocatorio, porque el voto castigo contra Maduro se originó en la crisis económica. El país petrolero con las mayores reservas del mundo sufre el desplome de los precios del crudo -fuente del 96% de sus divisas-, un déficit fiscal del 20% del PIB, 200% de inflación, severa escasez de alimentos y una contracción económica del 6% en 2015, según cálculos privados.
 
Maduro anunció en su alocución de este lunes que evaluaba un "plan de emergencia económica" e instó a la oposición a apoyarlo para "decretar una emergencia nacional" y "abordar los grandes temas de la economía". Y dijo: "Espero que la Asamblea Nacional me apoye, (... que) no me lo sabotee y segundo me facilite los caminos para el plan de recuperación económica".
 
Ángel Álvarez Gil, diputado de la oposición, indicó en LA F.m. que hay muchos retos por cumplir.
 
Fuente
Sistema Integrado Digital