racismo eeuu protestas
AFP
28 Ago 2020 12:07 PM

ONU urge a erradicar racismo dentro de la Policía, tras reciente caso en EE.UU.

Para la ONU, la fuerza excesiva usada contra Jacob Blake tuvo un componente de discriminación.
Agencia
AFP

El caso Jacob Blake, el joven afroamericano gravemente herido de bala por un policía en Estados Unidos, recuerda dolorosamente la necesidad de eliminar el racismo en el seno de la policía, declaró el viernes un portavoz de la ONU.

"Este episodio realmente trágico reafirma la necesidad de una acción urgente para erradicar los vínculos entre el racismo estructural y el mantenimiento del orden", dijo a los periodistas Rupert Colville, portavoz de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Lea aquí: Trump arremetió contra la NBA por protestar contra el racismo

Jacob Blake, padre de familia de 29 años, recibió varios disparos por la espalda a poca distancia por parte de un policía blanco ante sus tres hijos, el domingo en la ciudad de Kenosha, en el estado de Wisconsin. Según su abogado, el hombre no podrá volver a caminar.

El autor de los disparos fue sancionado, pero no detenido ni acusado, lo cual alimentó aún más el sentimiento de injusticia. El caso reavivó el movimiento antirracista que condena el abuso de la fuerza por parte de la policía, que surgió tras la muerte de un hombre negro, George Floyd, en mayo, asfixiado por un policía blanco que lo mantenía inmovilizado en el suelo tras su arresto. 

"Según las imágenes disponibles que hemos visto, la policía parece usar contra Jacob Blake una fuerza que resultaría excesiva", dijo el portavoz. "Y también parece que la fuerza usada contra Blake tenga un componente de discriminación", agregó.

Lea además: Protestas de activistas contra incendios y deforestación de la Amazonía brasileña

La escena fue filmada por testigos y reproducida en las redes sociales, lo que provocó una ola de indignación y conmoción en todo el país.

El miércoles, un adolescente de 17 años fue detenido en Kenosha tras la muerte a tiros de dos manifestantes. Colville aseguró que se trata de "otro ejemplo desgraciado de la insuficiencia y del laxismo de las medidas de control de armas de fuego en Estados Unidos". 

"Debería ser inconcebible que un joven de 17 años se pasee con un fusil automático y dispare contra la gente de esta manera en un momento tan tenso", dijo.