Protección de ecosistemas
physalias, una especie conocida como carabela portuguesa o falsa medusa, y altamente venenosa.
Facebook / Charlotte Lawson
8 Ene 2019 09:44 AM

Más de 2.600 personas fueron tratadas por picadas de medusas en playas australianas

En las playas de Queensland miles de bañistas terminaron picados durante el transcurso del fin de semana.
Laura María Sánchez Pico
Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp

Alrededor de 3.600 personas en las que también estaban niños y ancianos fueron remitidos a diferentes hospitales y centros de salud de Queensland  (Australia) para recibir tratamiento por las graves picaduras que recibieron

Los reportes que se registraron el pasado sábado fueron de 1.323 personas afectadas en la costa de Oro, y el domingo se reportaron alrededor de 1.000 personas heridas de las cuales 476 picaduras fueron registradas en las playas de God Coast y 462 en Sunsine Coaste

Lea también¿Por qué Japón sigue cazando ballenas?

Aún no se conoce cuál fue la razón ambiental que llevó a las medusas a arribar hasta las orillas de las playas de Queensland. La oficial de servicios de Surf Life Saving , Jeremy Sturges, dijo que se podía tratar de una epidemia de medusas y recomendó a los turistas y nadadores abandonar las playas pues estarán al permanecer en la costa. 

Las medidas ya fueron tomadas y diferentes salvavidas y entes de control de las playas ordenaron el cierre temporal de cuatros de éstas, las cuales fueron invadidas por physalias, una especie conocida como carabela portuguesa o falsa medusa, que se considera altamente venenosa.  

En total unas  2.630 picaduras han sido tratadas por especialistas quienes reportan traumas de shock anafiláctico, infecciones severas y reacciones alérgicas frente a la picadura de la medusa.  

Le puede interesarAgua de mar, ¿el combustible del futuro?

Las picaduras de carabelas portuguesas provocan inflamación en la piel y un dolor intenso que puede durar entre algunos minutos hasta varias horas. En algunos casos pueden provocar náuseas, vómitos y malestar general. 

Las autoridades están sorprendidas por la amplitud del fenómeno. Se presume que fue provocado por vientos del noreste que habrían empujado a los animales hacia las costas, lo que no es confirmado hasta el momento, pues cada año se reportan unos 10.000 casos de picaduras de las "falsas medusas", pero este año el porcentaje de personas aumentó considerablemente en las payas orientales de Australia. 

Fuente
Sistema Integrado Digital