Liz Truss, nueva primera ministra de Reino Unido
Liz Truss, nueva primera ministra de Reino Unido.
AFP
6 Sep 2022 02:36 PM

Liz Truss y los representantes de minorías que nombró en principales ministerios del Gobierno

El Reino Unido no tiene por primera vez en su historia a ningún hombre blanco en los cuatro puestos gubernamentales más importantes.
Agencia
AFP

Con el ultraliberal Kwasi Kwarteng a cargo de las Finanzas, la muy conservadora Suella Braverman en Interior y el discreto James Cleverly como el primer jefe de la diplomacia negro, Liz Truss confió las carteras claves del nuevo gobierno británico a representantes de minorías.

Incluyendo a la nueva primera ministra, tercera mujer a las riendas del Ejecutivo, el Reino Unido no tiene por primera vez en su historia a ningún hombre blanco en los cuatro puestos gubernamentales más importantes.

Sin embargo, casi todos salieron de las escuelas de la élite británica, desde el exclusivo internado para chicos de Eton a las prestigiosas universidades de Oxford y Cambridge. 

Lea aquí: Liz Truss congelaría facturas de energía en Reino Unido por 18 meses

Hijo de inmigrantes de Ghana llegados al Reino Unido en los años 1960, Kwarteng, de 47 años, tendrá a cargo la difícil misión de sacar al país de la crisis por la carestía de la vida y la disparada de los precios de la energía.

"Hay mucha presión sobre Kwasi Kwarteng", ya que la longevidad política de la nueva primera ministra estará estrechamente ligada a su éxito para superar la crisis, dijo Tony Travers, profesor de la London School of Economics.

Nacido en Londres, de padre economista y madre abogada, Kwarteng obtuvo una beca para cursar educación secundaria en Eton. Estudió luego en Cambridge y en Harvard, en Estados Unidos. 

Trabajó como analista financiero antes de ser elegido diputado conservador en 2010. Desde 2021, en el gobierno de Boris Johnson, era ministro de Empresa, Industria y Energía y, como Truss, su amiga de larga data, es un liberal defensor de bajar impuestos.

Llega al ministerio de Finanzas después Nadhim Zahawi, un kurdo de origen iraquí, que a su vez sucedió a Rishi Sunak, nieto de inmigrantes indios, y a Sajid Javid, de raíces paquistaníes.

Migración y relaciones postbrexit

Pese a que la mayoría de afiliados del Partido Conservador --que votaron por Truss frente a Sunak para liderarlos--, son hombres blancos de más de 50 años, la formación sigue apostando por la diversidad entre sus altos cargos.

Suella Braverman, de 42 años, cuyos padres son de origen indio y emigraron a Gran Bretaña en la década de 1960 desde África, era desde el año pasado abogada general -principal asesor jurídico del gobierno- tras haber trabajado como letrada antes de convertirse en diputada en 2015.

Conocida por sus posturas ultraconservadoras, estudió Derecho en la Universidad de Cambridge, donde fue presidenta de la Asociación Conservadora, y realizó un máster en la Sorbona de París.

Ahora tendrá que utilizar su experiencia jurídica para defender, como ministra de Interior, el controvertido proyecto de expulsar a Ruanda, país africano a 6.500 km de Londres, a migrantes y solicitantes de asilo llegados ilegalmente al país.

La justicia europea ya impidió un primer vuelo en junio y defensores de los derechos humanos llevaron la medida ante los tribunales británicos, que la analizan desde el lunes. 

Primer canciller no blanco

James Cleverly, de 53 años, reservista del ejército con el rango de teniente coronel, será el primer ministro de Relaciones Exteriores británico no blanco.

Adquirió experiencia durante sus dos años como secretario de Estado de Relaciones Exteriores, tras una etapa anterior en el departamento encargado del Brexit. 

Le puede interesar: Boris Johnson elogia a Liz Truss como electa primera ministra británica

Antes de entrar en política, este licenciado en Empresa por la ahora llamada University of West London se forjó una carrera en la edición de revistas y de publicaciones en línea para ayudar a emprendedores y pequeñas empresas.

Asume el cargo en un momento delicado, en que la respuesta relativamente unificada de Europa a la invasión rusa de Ucrania probablemente se vea más afectada por la disparada de los precios de la energía, y las tensiones con la Unión Europea tras el Brexit -sobre todo en lo relativo a Irlanda del Norte- amenazan con agravarse.