Jair Bolsonaro, presidente de Brasil
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
AFP
28 Mar 2022 09:12 PM

Jair Bolsonaro ingresó al hospital para hacerse unos exámenes tras "sentirse indispuesto"

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ingresó la noche de este lunes en el Hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia.
Agencia
AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ingresó la noche de este lunes en el Hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia para realizarse unos exámenes tras sentirse indispuesto, informó la prensa local.

Bolsonaro, de 67 años, que recibió una puñalada en el abdomen durante la campaña presidencial de 2018, no compareció, como estaba previsto, al acto de afiliación de dos de sus ministros al partido Republicanos.

Le puede interesar: Para el 2023 Joe Biden solicitó más de US$400 millones de ayuda para Colombia

"Estoy seguro de que el presidente está bien, solo son algunos exámenes que está haciendo, por eso no está aquí", dijo durante el acto el diputado Marcos Pereira, presidente del partido.

Según el sitio de noticias G1, la primera dama, Michelle Bolsonaro, quien sí asistió al evento, dijo que el mandatario "está bien", y el ministro de Comunicación, Fabio Faria, explicó que Bolsonaro sintió un "malestar".

La AFP contactó con el servicio de prensa de la presidencia, pero no obtuvo respuesta hasta el momento.

En enero, Bolsonaro fue internado dos días en Sao Paulo por una obstrucción intestinal. En ese momento, el equipo médico que sigue al presidente desde 2018 dijo que el problema había sido causado por un camarón mal masticado y descartó la realización de una nueva cirugía.

Lea también:  Pedro Castillo dijo ante el Congreso que no existen hechos que ameriten su destitución

Bolsonaro, en el poder desde 2019, también fue ingresado a mediados de julio del año pasado para ser tratado por una obstrucción intestinal. En esa ocasión, permaneció cuatro días en el hospital y tampoco precisó ser operado.

Debido a la puñalada que recibió en un acto electoral callejero en 2018, el gobernante ultraderechista pasó por al menos cuatro cirugías, entre ellas la colocación y posterior retirada de una bolsa de colostomía, que lo volvieron más proclive a sufrir trastornos intestinales.