Michel Temer, expresidente de Brasil
El expresidente brasileño, Michel Temer.
AFP
21 Mar 2019 09:38 AM

Michel Temer, expresidente de Brasil, fue arrestado

El exmandatario es señalado en el gigantesco escándalo de desvíos de dinero de la petrolera estatal Petrobras.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

La Policía Federal brasileña arrestó este jueves al expresidente Michel Temer (2016-2018) en un caso vinculado a la Lava Jato, como es conocida la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que destapó un gigantesco escándalo de desvíos de la petrolera estatal Petrobras.

Temer, citado en varias investigaciones de Lava Jato, fue detenido en Sao Paulo, precisaron los medios.

La detención de Temer fue ordenada por el juez federal de Río de Janeiro, Marcelo Bretas, que también solicitó el arresto del exministro Wellington Moreira Franco, un importante colaborador del expresidente y su correligionario en el partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB).

Vea también: Allanan propiedades de Aecio Neves en Brasil por caso de corrupción

La Fiscalía llegó a solicitar dos veces ante la Corte Suprema la apertura de juicios por corrupción contra Temer pero el Congreso se negó a autorizar los procedimientos, por lo que todas las causas en su contra dependían de la pérdida del fuero privilegiado con el fin de su mandato. 

Lava Jato cumplió 5 años enredada en los laberintos del poder en Brasil

Lava Jato, la mayor operación anticorrupción de la historia de Brasil, sufrió en los últimos días reveses que podrían cortarle las alas cuando parecía haber conquistado sólidas posiciones de poder, exactamente cinco años después de su inicio.

La mayor afrenta la experimentó el pasado 14 de marzo, cuando el Supremo Tribunal Federal (STF) decidió que crímenes como el de lavado de dinero deben ser juzgados por cortes electorales -y no por las penales- si están asociados a la financiación ilegal de campañas ('Caja 2').

"Hoy empezó a cerrarse la ventana del combate a la corrupción política que se abrió hace cinco años, con el inicio de Lava Jato", lamentó Deltan Dallagnol, el principal fiscal de esa operación en Curitiba (sur), de donde salieron la mayoría de las denuncias que dinamitaron el sistema político.

"Como en Brasil todo político corrupto pide sobornos con el pretexto de usarlo en campañas (...), prácticamente todas las investigaciones de Lava Jato irán a la Justicia Electoral", que "históricamente no condena ni manda a nadie a la cárcel", advirtió su colega Diogo Castor en el portal O Antagonista.

Para el abogado constitucionalista Daniel Vargas, en cambio, "lo que se está cerrando es la ventana de abusos en el combate a la corrupción y no el combate a la corrupción en sí mismo".

Vargas se refería a métodos puestos en boga por "la República de Curitiba", como las prisiones preventivas, las delaciones a cambio de reducciones de pena o la ejecución de penas de prisión antes del agotamiento de todos los recursos judiciales.