Cárcel en El Salvador
Cárcel en El Salvador
AFP
3 Mar 2020 02:17 PM

Emergencia y encierro total en cárceles de El Salvador, tras asesinato de soldado

Los presos no tendrán derecho a visitas o comunicación hasta nuevo aviso.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

Los presos de El Salvador están incomunicados indefinidamente después de que el presidente, Nayib Bukele, declarara este martes en emergencia las cárceles tras el asesinato de un soldado del ejército en una ciudad con fuerte presencia de pandilleros.

"Director Osiris Luna Meza, decrete emergencia máxima en todos los centros penales, todos en encierro total", ordenó el presidente en Twitter al viceministro de Seguridad y jefe de Centros Penales.

Con la aplicación de esta orden, el gobierno salvadoreño pretende evitar que cabecillas de pandillas encarcelados emitan órdenes criminales al exterior.

El soldado que había desaparecido la tarde del lunes fue localizado sin vida este martes en el área rural de Atiquizaya, unos 90 km al oeste de San Salvador.

Le puede interesar: Protestas resurgen en las calles de Chile con decenas de detenidos y heridos

"Debo informar que luego de un fuerte operativo de búsqueda, nuestro equipo ha encontrado el cuerpo sin vida del soldado José Rigoberto Reyes Medina, en Atiquizaya", informó Bukele.

Al expresar su pesar a la familia del soldado, el gobernante señaló que lo ocurrido "es un recordatorio de lo que mucho arriesgan los soldados para darnos seguridad".

Según Bukele, en virtud de la orden, los presos no recibirán visitas ni tendrán actividades porque todos permanecerán en sus celdas "incomunicados" hasta nueva orden. No habrá "ni un rayo de sol para nadie", afirmó.

"Cumpliré su orden de inmediato, presidente Nayib Bukele, desde este mismo instante estarán en encierro total", respondió Luna en Twitter.

Las pandillas salvadoreñas tienen unos 70.000 miembros, de los cuales más de 17.000 están encarcelados, y se dedican a la extorsión, el narcotráfico y otros delitos.

Con una población de 6,6 millones de personas, El Salvador es uno de los países sin guerra más violentos del mundo, con 35,6 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2019. La mayoría de esas muertes fueron consecuencia de la actividad pandillera.