Indígenas de Amazonía y el coronavirus
Indígenas de Amazonía y el coronavirus.
AFP
22 Ene 2021 07:52 AM

Emergencia en la Amazonía brasileña por colapso de hospitales con pacientes Covid

La urgencia sanitaria multiplicó los desafíos logísticos de una zona caracterizada por sus porciones selváticas y sus extensos ríos.
Agencia
AFP

Los hospitales del interior del estado brasileño de Amazonas están desbordados por la segunda ola de la pandemia de covid-19, sin unidades de cuidados intensivos y afectados, al igual que los de Manaos la capital regional, por el agotamiento de las reservas de oxígeno.

"Todo fue muy rápido, de repente estaba todo lleno, nuestra estructura no aguanta esto", dice un empleado del Hospital Hilda Freire, de Iranduba, una localidad a 40 km de Manaos.

Lea también: Francia toma más medidas para combatir al coronavirus

La ciudad, de unos 50.000 habitantes, registró entre el lunes y el miércoles 15 muertes por covid-19, más que en los últimos cuatro meses de pandemia. 

A Iranduba se llega por una carretera con trechos en obras que se vuelven fango con las lluvias amazónicas. Ese es el trayecto que los pacientes más graves deben recorrer en dirección a Manaos, la única de las 63 ciudades del estado con unidades de cuidados intensivos.

En el Hilda Freire, casi todas las 30 camas están ocupadas. La reserva de oxígeno, que duraba dos semanas, ahora no alcanza para un día. 

"Tuvimos algunas pérdidas", dice el empleado, que prefirió no identificarse, cubierto con ropa de protección blanca. "Nos entristeció mucho, no teníamos cómo socorrerlos", agrega, relatando muertes por asfixia que prefiere no enumerar.

"Apenas descargan el oxígeno, nos preocupa saber de dónde sacaremos el del día siguiente. Es una tensión constante", dice otro empleado.

A pesar de que el suministro aumentó en los últimos días gracias a envíos de otros estados y a una donación de Venezuela, Amazonas vive una explosión de casos, que podría estar relacionada con una variante del virus, más contagiosa, detectada en la región.

Le puede interesar: Niña de 10 años muere asfixiada en Italia tras realizar un reto de TikTok

La urgencia sanitaria multiplicó los desafíos logísticos de una zona caracterizada por sus porciones selváticas y sus extensos ríos.

Los familiares de pacientes buscan soluciones por cuenta propia. Una voluntaria deja un cilindro para una paciente de 86 años internada desde hace dos semanas. "Pasó tres o cuatro horas sin oxígeno, con ventilación manual, y su familia se desesperó y nos pidió auxilio", cuenta.

A unos 85 km hacia el oeste por la AM-070, franqueada por ríos y selva, se llega a Manacapuru, un municipio con una tasa de muerte de 223/100.000 habitantes, la mayor del estado de Amazonas, que es a su vez el segundo de los 27 estados brasileños con mayor proporción de muertos (159/100.000). A nivel nacional, Brasil ronda los 213.000 fallecidos con covid-19.

En el servicio de emergencia del hospital Lázaro Reis, el único de esta ciudad de 100.000 habitantes, los pacientes entran y salen sin cesar y el personal médico va de un lado al otro con placas o estudios en las manos. 

Las paredes y la reja de la emergencia dan señales de poca manutención. Al fondo del estrecho corredor, la sala parece precaria. Un paciente en una camilla está conectado directamente a un cilindro de oxígeno.

"No sé decirte ni cuántos murieron, pero fueron muchos", cuenta un médico al ser consultado sobre el día en que el oxígeno se acabó. 

Lea también: Carnaval de Río de Janeiro, cancelado en 2021 por el covid-19

El ruido de una sirena altera a las personas. "¡Otra ambulancia!", exclama alguien. "No, es oxígeno", le responde un hombre que con conos rojos controla el acceso a la calle del hospital. Rápidamente abre paso al convoy de cuatro camionetas escoltadas, con cargas de cilindros verdes. 

Estacionan en el hospital de campaña improvisado en una policlínica en diagonal al Lázaro Reis. Una decena de hombres cuida sólo del flujo del oxígeno: de un lado los cilindros llenos, del otro los vacíos. 

"Da una alegría cuando llegan", comenta el hombre que mantiene la calle reservada para las emergencias. "Uno nunca sabe si vendrán de nuevo", agrega. 

Un empleado administrativo del hospital dice no tener un minuto de calma desde hace una semana. Parte de la rutina de estos funcionarios es disputar la prioridad del abastecimiento para garantizar a tiempo las recargas. 

Una demora en la entrega, según las autoridades, derivó en la muerte de siete personas el martes en Coarí, municipio río abajo de Manacapuru. 

Mientras sube los cilindros vacíos a la camioneta que volverá a Manaos por más, el empleado del hospital de campaña mira al cielo y con las manos juntas ruega: "¡Que el oxígeno no pare de nuevo!".