Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.
AFP
27 Jun 2019 07:05 PM

Dos allegados a Nicolás Maduro fueron acusados de lavado de activos

Fueron también señalados por conspirar con otros para lavar ganancias obtenidas a través de un esquema de sobornos.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

Dos allegados al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fueron acusados en Estados Unidos de lavado de dinero y sancionados por el Tesoro por "corrupción significativa y fraude en detrimento del pueblo venezolano", dijeron autoridades estadounidenses.

El gobierno de Donald Trump tomó medidas contra el exministro de Energía Eléctrica de Venezuela y expresidente de la empresa estatal venezolana Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Luis Motta Domínguez, reemplazado por Maduro en medio de los apagones que colapsaron al país en marzo.

Lea también: Francia debate reproducción asistida para mujeres solteras y parejas lesbianas

También sancionó a Eustiquio José Lugo Gómez, exfuncionario de Corpoelec y actual viceministro de Finanzas, Inversión y Alianzas Estratégicas del ministerio de Energía Eléctrica.

"Estas personas han estado involucradas en corrupción rampante", dijo el Departamento de Estado, atribuyendo a ambos directa responsabilidad en el deterioro y fallo del sistema eléctrico venezolano.

Según afirmó en un comunicado, los venezolanos han sufrido más de 23.860 cortes de electricidad este año por "corrupción y mala gestión" de Maduro y sus funcionarios.

Le puede interesar: Guaidó desestima denuncia de Gobierno venezolano sobre plan golpista

Motta y Lugo fueron señalados además por el Departamento de Justicia estadounidense de conspirar con otros para lavar ganancias obtenidas a través de un esquema de sobornos utilizando bancos en el sur del estado de Florida. 

De acuerdo con la acusación formal, Motta y Lugo otorgaron a tres empresas con sede Florida más de 60 millones de dólares en contratos de compra con Corpoelec a cambio de sobornos que les fueron pagados a ellos o para su beneficio.  

Las autoridades no informaron del paradero de Motta, de 60 años, ni de Lugo, de 55.