Maltrato infantil
Colprensa
13 Abr 2020 09:50 AM

Conmoción en China por caso de abuso sexual infantil se traslada a las redes

Muchos ciudadanos han decidido compartir historias parecidas en internet.
Liliana Pinzón
Liliana
Pinzón Garzón
@lilipinzong

La investigación de un caso de supuesta agresión sexual contra menor conmociona a China y llevó a muchos ciudadanos a compartir experiencias parecidas en internet, en un país en el que ese tipo de delito queda impune en muchas ocasiones.

Un conocido abogado chino, que formaba parte de la dirección del fabricante de equipos de telecomunicaciones ZTE, renunció la semana pasada después de que medios locales publicaran que está siendo investigado por supuestamente haber abusado de su hija adoptiva, adolescente, lo que dio lugar a un acalorado debate en las redes sociales, en el que también participaron algunos famosos.

Lea aquí: El Papa advierte sobre riesgo de violencia contra las mujeres por confinamiento

La dimisión de Bao Yuming, anunciada por ZTE el viernes, se produjo un día después de que las autoridades locales de Yantai, en la provincia de Shandong, este), afirmaran que habían reabierto un caso de agresión sexual en el que estaba implicado un padre adoptivo apellidado Bao.

La policía de Yantai formó un equipo de trabajo y la cadena de televisión CCTV informó el lunes que el gobierno central envió una delegación a Shandong para supervisar el caso.

Las acusaciones causaron gran revuelo en China, y muchos internautas relataron en Weibo, una plataforma china parecida a Twitter, casos de agresión sexual o acoso que habían sufrido, con la esperanza de concienciar a la población.

"Advertencia" 

Una estudiante universitaria de 20 años, apodada Wang, criticó la pobre educación sexual que se ofrece en China.

La joven explicó a la AFP que cuando tenía unos seis años, solían engañarla para que tuviera sexo con un vecino adolescente de su pueblo, en la provincia de Hubei (centro). 

No fue consciente de lo que había hecho hasta que, años después, vio una película. 

"Seguí fantaseando con que volvería a buscarme... Muchas veces, la televisión muestra a las víctimas de violación como gente sucia, incapaz de casarse o de ser amada, y nunca me atreví a hablarle de ello a mi familia", indicó.

Wang fue una de las 94.000 personas que publicaron mensajes con la etiqueta "advertencia" en Weibo.

El lunes por la noche, esa discusión acumulaba 210 millones de lecturas.

Otra estudiante, apodada Yu, dijo que el caso de Bao le recordó al acoso que padeció ella: la manosearon en dos ocasiones en el transporte público cuando era niña.

"Quería girarme y regañarle [al agresor], pero no me atreví", escribió en Weibo, añadiendo que recordaba que se había planteado la posibilidad de que el hombre la amenazara con un cuchillo.

"No soy más que una estudiante sin ningún poder pero espero que la gente capaz de hacerlo, o todo el mundo uniendo sus fuerzas, podamos solucionar este problema de verdad y hacer de esta sociedad un lugar mejor", sostuvo.

En el debate también intervinieron algunos famosos para dar su apoyo a los menores víctimas de abusos. 

La actriz Zhang Ziyi publicó el viernes en Weibó: "¿Saben porqué los abusos sexuales de menores se producen una y otra vez? Son denunciados una y otra vez, pero siempre se esfuman... sin ningún castigo severo".

El obstáculo legal 

El abogado Lu Xiaoquan apuntó que la ley china no considera delito la agresión sexual, aunque algunas infracciones sí son sancionables, como la violación, los abusos y la agresión de menores.

El abuso sexual infantil, por ejemplo, se castiga con hasta cinco años de cárcel, aunque la pena puede alcanzar los 15 años, dependiendo de los cargos.

Aún así, Lu afirmó que el desafío principal radica que la gente denuncie, en poder recabar pruebas, recurrir y que se haga justicia.

En los últimos años, China ha emprendido varias iniciativas para reforzar la protección de menores.

En octubre, el país propuso cambiar algunos puntos en sus leyes de protección infantil, incluyendo los medios para tratar los abusos sexuales y el acoso escolar.

Fuente
AFP