Disminuyen Movilizaciones
Los chalecos amarillos disminuyen sus movilizaciones
AFP
11 Dic 2018 06:17 AM

Chalecos amarillos no están satisfechos ante las concesiones de Macron

El presidente francés pretende implementar medidas sociales que aplaquen a los ‘chalecos amarillos’.
Valentina Antolinez
Valentina
Antolinez
@Vantolinez9

Las concesiones anunciadas por el presidente francés Emmanuel Macron y su mea culpa en televisión no convencieron al movimiento de los "chalecos amarillos", que este martes seguía movilizado y podría volver a manifestarse el sábado.

"Esta vez respondió", tituló el periódico Le Parisien. "Los he entendido un poco", ironizaba por su parte Libération, un día después de la alocución del presidente en televisión, seguida por 21 millones de personas.

Entre otras medidas Macron anunció una subida de 100 euros del salario mínimo, la anulación de un nuevo impuesto para los jubilados con pequeñas pensiones y la exención de impuestos y contribuciones sociales a las horas extraordinarias.

Lea también: Emmanuel Macron subirá el salario mínimo y bajará impuestos

En total, las medidas costarán al estado unos 10.000 millones de euros, lo que podría llevar el déficit público a más del 3%, el límite fijado por Bruselas, pero solo "temporalmente", aseguró el presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand, del partido de Macron.

Sin embargo estas medidas, que muchos ministros del gobierno estaban explicando en los medios esta martes, parecen no ser suficientes para poner fin a la crisis que empezó hace más de tres semanas.

En contexto: ¿Quiénes son y qué piden los 'chalecos amarillos' en Francia?

Jacline Mouraud, una portavoz de los chalecos amarillos considerada moderada, pidió una "tregua" y se felicitó de "la puerta abierta" que ofrece el poder. "Tenemos una economía que se hunde, comercios a punto de cerrar, no podemos ser responsables de quiebras", dijo en referencia a los comercios que han tenido que cerrar por las violentas manifestaciones de los sábados.

Pero no todos están satisfechos. "Continuaremos luchando, no nos vamos a ir", dijo uno de sus representantes.

"Todo esto es comedia", dijo el lunes Thierry, de 55 años, un mecánico de bicicletas que tras el discurso de Macron se fue a "bloquear" un peaje en Boulou, cerca de la frontera con España.

"Estamos muy enfadados, volvemos al frente", prometió. Menos de una hora después del discurso del presidente, este peaje en la autopista A9 estaba totalmente paralizado, indicó un fotógrafo en el lugar.

Leer más: Francia pide a Trump no interferir en su política interna

"Hay buenas ideas, un mea culpa, que aunque llega demasiado tarde no vamos a despreciar", dijo Claude Rambour, de 42 años, un chaleco amarillo del norte de Francia, después de que Macron reconociera su "parte de responsabilidad" en la crisis.

Pero otros manifestantes reprochan a Macron que no diera marcha atrás en uno de sus principales reivindicaciones, la supresión del impuesto sobre la fortuna, porque considera que su anulación permite crear puestos de trabajo.

Emmanuel Macron "no entendió nada de la cólera que se expresa", dijo por su parte el sindicato CGT. "Tenemos respuestas a corto plazo, no tenemos respuestas a medio y largo plazo", dijo Laurent Berger, el líder del sindicato moderado CFDT.

Por su parte el presidente de la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional, Eric Woerth (LR, derecha), pidió a los chalecos amarillos a liberar las rotondas que bloquean en todo el país.

Jean-Luc Mélenchon, líder de la izquierda radical, apoya una nueva nueva movilización el próximo sábado, que sería la quinta, a pesar de la violencia de las anteriores.

En este sentido Macron advirtió el lunes en su mensaje que "la violencia inadmisible (...) no se beneficiará de ninguna indulgencia".

Para intentar convencer a los chalecos amarillos, los ministros del gobierno estaban este martes en numerosos medios de comunicación, a la espera de la intervención del primer ministro Edouard Philippe ante la Asamblea Nacional.

Por su parte Macron recibirá este martes por la tarde a representantes del sector bancario y el miércoles a las grandes empresas para pedirles que participen en el "esfuerzo colectivo".