Emmanuela Orlandi, desaparecida en el Vaticano
Emmanuela Orlandi, desaparecida en el Vaticano hace 36 años.
AFP
20 Jul 2019 11:31 AM

Abren osarios en el Vaticano para buscar restos de adolescente desaparecida hace 36 años

El misterioso caso involucra a jerarcas de la iglesia y a la mafia siciliana.

Un nuevo capítulo del enigmático caso de Emanuela Orlandi, la hija de un funcionario del Vaticano que desapareció misteriosamente en 1983, se abrió este sábado con la inspección de dos osarios descubiertos en un sótano del Cementerio Teutónico de la Santa Sede.

Se extrajeron osamentas por la mañana cuyo análisis morfológico, que se inició en el mismo lugar, "seguirá el sábado 27 de julio", señaló en un comunicado la Santa Sede sin más detalles sobre los elementos hallados.

Los análisis corrieron a cargo del profesor Giovanni Arcudi (especialista en medicina legal designado por el Vaticano), en presencia de un experto nombrado por la familia Orlandi, según los protocolos reconocidos a nivel internacional", indicó la Santa Sede.

Lea también: Azafata que sobrevivió al accidente de Chapecoense dice que volverá a volar

Este descubrimiento se añade al intento del Papa Francisco de ayudar a la familia de Emanuela, una adolescente que desapareció del centro de Roma hace 36 años.

Por ello familiares y representantes de la familia Orlandi fueron invitados a presenciar la inspección de los osarios descubiertos tras la exhumación hace una semana de unos restos solicitada por la familia, convencida de que la chica se encontraba allí.

El misterioso caso, que alimentó todo tipo de teorías en la década de 1980 al involucrar a jerarcas de la iglesia y a la mafia siciliana, genera de nuevo interrogantes.

Le interesa: España lleva queja al Vaticano por opiniones de nuncio sobre dictador Franco

La familia Orlandi no quiere dejar de seguir ninguna pista, en un intento de dilucidar qué le sucedió a la niña de 15 años, ciudadana del Vaticano, de la que se desconoce su paradero.

"Queremos saber la verdad aún si es como arrojar sal a una herida abierta. No nos vamos a rendir", declaró Pietro Orlandi, hermano de la desaparecida, quien batalla desde hace décadas.