Gabriel García Márquez, calle en Roma
AFP
19 Nov 2021 11:15 AM

Ponen en venta colección de ropa de Gabriel García Márquez

Emilia García Elizondo, una de las nietas de Gabo, es la encargada de la iniciativa.
Agencia
AFP

Darle segunda vida y continuidad a la personalidad y expansivo genio de Gabriel García Márquez es la motivación que impulsó a una de sus herederas a ofrecer en venta una selección de la ropa del escritor colombiano en México.

La artífice del proyecto es Emilia García Elizondo, una de las nietas de Gabo -como se le conoce popularmente al Nobel- y de su esposa Mercedes Barcha, quien abre para sí misma y para los seguidores del autor una ventana hacia una dimensión íntima.

"No conocía a mis abuelos de la manera en la que los conozco ahora con todo lo que he visto y todo lo que ha salido del clóset", dice la joven a la agencia de noticias AFP.

También puede leer: Roma 'bautiza' una calle en homenaje a Gabriel García Márquez

El evento, denominado 'El armario de los García Márquez', marca también la apertura de la Casa de la Literatura Gabriel García Márquez, un centro cultural que funcionará en la amplia residencia del sur de Ciudad de México donde la pareja vivió.

García Elizondo, de 31 años y directora del centro, seleccionó las más de 400 prendas y accesorios de la colección en lo que describe como un "proceso conmigo misma" y con el recuerdo de sus abuelos.

Consulte además: Murió el diseñador de la icónica portada de ‘Cien Años de Soledad’

Desde sus característicos sacos de tweed hasta los originales monos de colores vivos con los que el escritor disfrutaba trabajar, el guardarropa de Gabo y Mercedes mezcla elegancia y originalidad. 

También evoca momentos diversos: algunos marcaron la historia de la literatura; otros, las memorias infantiles de Emilia.

Vea aquí: 'Camino a Macondo', el libro de Gabriel García Márquez antes de llegar a 'Cien años de soledad'

El vestido de gala en tonos verdes y brillantes que Barcha utilizó para acompañar a su esposo a recibir el Nobel de Literatura en 1982 había pasado como una mera curiosidad para la nieta, nacida ocho años después del acontecimiento.

"Lo tenía en una pila de cosas que no sabía qué hacer con ellas y llegó mi madre a ponerme una buena regañiza porque ese vestido no estaba donde tenía que estar", afirma divertida. El traje, sin embargo, no está en venta.

Fuente
AFP