Una pareja tratando de dormir en un sofá
La vitamina D que es la encargada de controlar y producir emociones y regular el estado de ánimo.
Ingimage (Referencia)
3 Abr 2019 09:44 AM

¿Es cierta la teoría de que dormimos mejor cuando llueve?

Hay estudios dedicados a cómo se asocia el invierno y el descanso del ser humano.
Laura María Sánchez Pico
Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp

Uno de los grandes interrogantes que surgen a propósito de la época de lluvias que atraviesa hoy en día Colombia es si se puede descansar mejor pese al frío y el constante goteo por los aguaceros.

Esa pregunta nace al tener en cuenta que los sentidos del cuerpo humano resultan ser afectados de acuerdo al clima, pues el agobiante día altera las hormonas y serotonina del cuerpo impidiendo la estimulación de vitamina D que es la encargada de controlar y producir emociones y regular el estado de ánimo. 

Orfeu Buxton, investigador de desórdenes del sueño de la Universidad de Harvard, resolvió parte de esa pregunta sobre el estado del clima y el sueño. “En la época de nuestros antepasados, cuando todo se encontraba en calma, sin amenazas, lo único que podían escuchar eran los suaves ruidos de la naturaleza, como el viento, el agua y los pequeños animales, como pájaros o insectos. Estos sonidos no son una amenaza, por lo que ayudan a relajar a la gente. Es como si estuvieran diciendo no te preocupes’’, explicó.  

Lea más: ¿Qué dicen las pesadillas de nosotros?

Existen tres elementos que influyen directamente y biológicamente en el individuo que explica el efecto soporífero de la lluvia.  

El sonido del chapoteo de la lluvia genera en los individuos una reacción de cansancio y pesadez, disminuyendo la frecuencia del cuerpo y la actividad cerebral del individuo.  

La falta de sol en el espacio ocasiona que el cuerpo humano deje de producir melatonina, hormona encargada del sueño. Si el día está nublado el cuerpo no emite señales de que ha amanecido. 

Lea también: ¿Qué es el síndrome del superviviente?

El olor a tierra mojada es uno de los factores más influyentes en el organismo, toda vez que la combinación del agua lluvia y la tierra emiten un olor a ozono lo que representa en el cerebro una molécula de limpieza y por consiguiente de agrado. 

Con la unión de los tres factores biológicos, el individuo desarrolla un mecanismo de defensa y tranquilidad en el organismo que ocasiona indirectamente que el cuerpo descanse y se sienta más a gusto cuando el clima esta frío y es acompañado de una leve tormenta.  

Fuente
Sistema Integrado Digital