Taxista venezolano en Colombia
Ciudadano venezolano en Colombia.
Danilo Arenas - RCN Radio

Venezolano deja atrás el periodismo para encontrar en un taxi su nueva vida

Se trata de José Rafael Rojas, un ciudadano del país vecino que llegó a Colombia buscando nuevas oportunidades de vida.

Las calles de la capital colombiana se convirtieron en la oficina de José Rafael Rojas, un ciudadano venezolano que encontró en Colombia el lugar para trabajar y empezar una nueva vida tras la crisis humanitaria que se desató en su país.

José Rafael cambió las notas de prensa, la reportería diaria y los eventos institucionales por el taxímetro, las carreras en medio de una ciudad como Bogotá y los servicios puerta a puerta.

Hace más de dos años llegó a Colombia tras desempeñarse en Venezuela durante gran parte de su vida como periodista institucional en la alcaldía del municipio de Sucre, en el estado Aragua.

Entrevista a ciudadano venezolano que llegó a Colombia tras la crisis en su país. Se desempeñaba como periodista y ahora es taxista.

Confiesa que extraña del periodismo ese "afán" de buscar las noticias, publicarlas rápidamente y estar en contacto permanente con funcionarios gubernamentales del más alto nivel.

"El día a día del periodismo es ser reportero, tener una pauta (noticia) que cubrir, entonces salir a cubrir esa pauta y redactar la nota de prensa", dice José Rafael.

Sin embargo, su vida ahora es otra y aunque no se desempeña como periodista, encuentra en su labor como taxista la posibilidad de descubrir historias, alejadas de los micrófonos y las cámaras, pero muy cerca de las vivencias que muchos otros compatriotas suyos, las viven a diario.

La vida de taxista no llegó de la noche a la mañana, no se trató de un salto inmediato, ni de un titular de prensa efímero; antes tuvo que hacer otros oficios, todos ellos "muy dignos y gratificantes", que le sirvieron para forjar su carácter ante el comienzo de una vida en un país donde es extranjero.

De interésVenezuela: entre el recuerdo por la llegada de migrantes y el presente de las despedidas

"Fui auxiliar de carpintería, fui bicitaxista, vendí artículos de ferretería y seguridad industrial, vendí también aerosoles, trabajé en una floristería manejando un camión furgón", afirma con vehemencia.

Una mirada al pasado implica para José Rafael reconocer que Venezuela no solo es su país de siempre, es también el lugar donde creció, se formó como licenciado en Comunicación Social y construyó su futuro, ese mismo que ahora lo vive del otro lado de la frontera.

Sabe que los miedos siempre existen cuando la vida obliga a salir de la zona de confort, y aunque al comienzo no fue nada fácil adaptarse a una realidad diferente, hoy las cosas son diferentes; incluso observa el cielo colombiano con esperanza, deseando que pronto regrese al mundo de las noticias y las letras que se imprimen a diario en la prensa.

Cada momento de la vida le agradece a Colombia la oportunidad de crear una nueva vida, de tener un trabajo, nuevos amigos y experiencias que jamás antes pensó vivir, pero que ahora lo llenan de valor para seguir su camino y alcanzar una de las tantas metas que tiene.

Más en¿Qué debe hacer un venezolano para legalizar su situación en Colombia?

"Sí, pensé en regresarme al país pero digamos que tuve la fortaleza de seguir adelante y logré conseguir empleo", añade. 

Pese a que al comienzo le resultó difícil encontrar un empleo, la realidad sin poder trabajar creó una nube de frustraciones, retos y al mismo tiempo sueños por cumplir, que hoy poco a poco los va cumpliendo.

"La historia de un inmigrante en un país que era desconocido para mí", dice con seguridad José Rafael, esperando a la vez volver a escribir noticias y de paso, contarle al mundo su propia historia. 

 

Por Iván Hernández

Fuente
Sistema Integrado de Información