Niño Mateo llorando
Captura de video
20 Nov 2019 01:10 PM

“El colegio no fue inventado por Dios, fue por un señor loco”, el video que enternece las redes

El llanto de un pequeño justificando su comportamiento en el colegio terminó por conmover cientos de usuarios en internet.
Liliana Pinzón
Liliana
Pinzón Garzón
@lilipinzong

Un tierno video se ha vuelto viral en las últimas horas en redes sociales, luego de que se conociera la grabación con la curiosa respuesta que un niño da mientras es regañado no rendir en el colegio.

Se trata de un video de menos de un minuto en el que una mujer, mientras graba a un niño de aproximadamente 7 años, le llama la atención por llegar tarde a clases y además no cumplir con sus obligaciones académicas.

Ante este reclamo Mateo, como se llama el menor, privado en llanto, le expresa: “Pero es que yo hago todo lo que puedo y tú no lo consideras”.

Lea aquí: Polémica por estudio que dice que niños más bonitos tienen mejores calificaciones

Inmediatamente la mujer, quien sería la madre del pequeño, le refuta: “No considero eso porque tú te portas mal todos los días en el colegio, todos los días llegas atrasado”.

Sin embargo el niño la interrumpe y en medio de su conmovedor llanto justifica su comportamiento con una frase contundente en la que dice que de todos modos el colegio no fue inventado por Dios.

Igual el colegio no fue inventado por Dios, fue por un señor loco que ni siquiera pensaba qué hacer con los niños”, dice el pequeño.

La persona que lo está grabando le pregunta de dónde sacó eso y que quién se lo dijo, a lo que con un tono un poco enojado el niño le dice: “todos lo saben, menos tú”.

Esta reacción ha conmovido a cientos de usuarios en redes sociales por el inocente llanto del pequeñito y la inusual respuesta, llegando a hacerse viral en las diferentes plataformas.

De igual forma ya son cientos de comentarios los que acompañan esta publicaciones donde, incluso, se ha abierto el debate sobre el sistema educativo en el que se debe cumplir largas jornadas académicas y, en algunas instituciones, con fuertes exigencias académicas, lo que muchos consideran que “pasa por encima de la vida que debe llevar un niño a esta corta edad" donde la escuela "debe ser un espacio también de diversión y no de presión académica”.