Colegio Liceo Francés
Cortesía: Liceo Francés
21 Mar 2019 03:39 PM

Marc Cabalé, rector del Liceo Francés, retiró a sus hijos del colegio por bullying

La decisión se conoció luego de que su esposa publicara una carta exponiendo las razones.
Cynthia Vargas Castillo
Cynthia
Vargas Castillo
@otraperiodista

A través de una carta, Florence Cabalé, la Consejera Principal de Educación de la Agencia para la Enseñanza, y esposa del rector del Liceo Francés, anunció que junto a su esposo, Marc Cabalé, decidió sacar a sus hijos del colegio tras ser víctimas de bullying. 

“Desde hace dos meses, uno de mis hijos ha sido acosado de manera cada vez más agresiva, rechazado por un número importante de alumnos de su nivel con una marcada intención de hacerle daño”, dijo.

Además, agregó que su posición como Rector y como CPE, no les permite “protegerlos como a cualquier otro estudiante, sobre todo ante algunos padres que tienen una actitud inaceptable con respecto al funcionamiento del establecimiento”.

Según Cabalé, desde que denunció el bullying hacia sus hijos recibió por parte de un grupo de padres y de alumnos “calumnias y una gran aversión que yo nunca antes había conocido en otros colegios, solo por el hecho de tratar de llevar a los alumnos al cumplimiento del reglamento interno y las reglas básicas de la vida en común”.

Así mismo, dijo que las redes sociales “permiten ampliar y deformar la realidad hasta llegar a escritos que son realmente inaceptables, pero que nacen del delirio de estos medios de la no-comunicación. Desafortunadamente, permiten la manipulación de los individuos. Lo que hacen estos padres es también parte de la fuente del acoso sufrido por mis hijos”. 

Lea también: Odebrecht: Se entregó el exsenador Antonio Guerra de la Espriella

Frente a la situación que han vivido sus hijos, finalizó la carta diciendo que decidió con su esposo sacarlos del colegio para protegerlos y con el fin de que el rector pueda tomar las acciones necesarias previstas en el reglamento interno, sin exponerlos. 

“Estoy muy afectada, no solo por lo que han tenido que vivir mis hijos, sino por el hecho de haber interrumpido mi trabajo en el colegio, el cual me apasiona. Sé muy bien todo lo que había hecho y todo lo que estaba por hacer”.

Al conocer la noticia, algunos de los padres de familia aseguraron que al interior de la institución hay opiniones divididas frente a lo denunciado por las directivas del colegio y frente a las decisiones que se venían tomando en los últimos meses. 

Coincidieron en que “el tema fue mal manejado por conflictos de intereses que son obvios”, haciendo alusión a la relación entre directivas y alumnos, en este casos sus hijos. 

Así mismo, señalaron que empezaron a conocer detalles de las nuevas directrices que, calificaron de extremas, y prohibían algunas prendas de ropa relacionados con un “código de vestuario” específico y sin “excesos”. 

Fuente
Sistema Integrado de Información