La actriz Lori Loughlin y sus hijas Olivia Jade Giannulli e Isabella Rose Giannulli
La actriz Lori Loughlin junto a sus hijas Olivia Jade Giannulli e Isabella Rose Giannulli.
Foto: AFP
17 Abr 2019 06:42 AM

Lori Loughlin y su esposo, acusados de lavado de dinero por fraude en admisión a universidades

La actriz y el diseñador son señalados de haber pagado medio millón de dólares para que sus dos hijas ingresaran a universidad de EE.UU.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

La actriz estadounidense Lori Loughlin y su esposo, acusados de pagar 500.000 dólares para que sus hijas entraran en una prestigiosa universidad de California, se declararon "no culpables" de lavado de dinero.

La pareja renunció a su derecho de aparecer ante un juez para ser formalmente acusados y consignaron su declaración por escrito ante el tribunal de Boston que sigue su causa, constató la AFP, que accedió a los documentos.

Lea también: Famosos y empresarios salpicados en corrupción para ingresar a universidades de EE.UU.

Loughlin, su esposo, el diseñador Mossimo Giannulli, y otra treintena de padres, entre los que está la protagonista de "Desperate Housewives" Felicity Huffman, están involucrados en una gigantesca trama de pago de coimas para que sus hijos entraran a la universidad.

Huffman se declaró culpable de pagar 15.000 dólares para conseguir que su hija mayor obtuviera mejores notas en el examen de admisión.

Vea también: ¿Quién era la "mente brillante" de Harvard que respondió exámenes de ingreso a universidades de EE.UU.?

A Loughlin, de 54 años y famosa en el rol de Becky en la serie "Full House" (Tres por tres), se le acusa de haber pagado con su esposo medio millón de dólares para que sus dos hijas fueras aceptadas en la Universidad del Sur de California (USC) como integrantes del equipo de remo.

Lori Loughlin acusada de lavado de dinero.
Foto: AFP
Lori Loughlin acusada de lavado de dinero.

Ambos fueron imputados por lavado y fraude bancario, lo que conlleva una pena de hasta 40 años de cárcel.

El esquema para garantizar el ingreso de jóvenes a la universidad a cambio del pago de sobornos fue diseñado por William Singer, a través de una empresa especializada en la preparación de estudiantes para el examen de admisión.

Las trampas iban desde el pago de sobornos a determinadas personas para que mejoraran los resultados de los exámenes, a que otra persona se hiciese pasar por el estudiante para pasar el examen, o el pago a entrenadores deportivos universitarios y administradores para que aceptasen a estudiantes en sus equipos, aunque éstos no fueran atletas y no tuvieran los méritos necesarios.

Lea también: Morrie Tobin y el por qué destapó escándalo de fraude en universidades élite de EE.UU.

La empresa de Singer, que se declaró culpable y colabora con la justicia, recibió unos 25 millones de dólares de padres de elevados recursos, deseosos de que sus hijos fueran admitidos en universidades prestigiosas como Yale, Georgetown, Stanford o UCLA, según la fiscalía de Massachusetts.

Fuente
AFP