petroleo-ingimage.jpg
Ingimage (Referencia)
8 Jun 2021 12:00 PM

Prestadora de servicios petroleros deberá pagar millonaria multa

La millonaria multa a la prestadora de servicios petroleros fue impuesta por la Superintendencia de Industria y Comercio.
lxrodriguez
Laura
Rodríguez Hernández
@LauraRH0314

La Superintendencia de Industria y Comercio impuso una multa por $5.315.491.200 a la empresa prestadora de servicios petroleros, Schlumberger Surenco S.A., luego de evidenciar que la compañía materializó una serie de prácticas contrarias al régimen de libre competencia, al impedir la libre circulación de facturas de sus proveedores.  

Esa entidad indicó que fue archivada la investigación a favor de Baker Tilly Colombia Ltda. y de las personas naturales Welffer Augusto Chacón López y Fanny Ramírez Cepeda. 

Le puede interesar: Pliego de Emergencia del Comité del Paro costaría $196.6 billones: Presidencia

La investigación se inició gracias a una denuncia presentada ante la Superintendencia de Industria y Comercio, en la que se informó que la compañía habría restringido la libre circulación de las facturas de sus proveedores, impidiendo el acceso de los mismos a operaciones de factoring como una alternativa rápida y ágil para obtener liquidez.  

Por lo anterior, la Superintendencia luego de un análisis detallado de las pruebas obtenidas y del material recabado en el expediente, determinó que Schlumberger habría exigido que las operaciones de factoring de sus proveedores se realizaran únicamente con entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia, excluyendo la posibilidad de adelantar este tipo de operaciones con las demás empresas autorizadas por la ley.  

Esa entidad explicó que la compañía rechazaba la vinculación de nuevos factores y direccionaba la decisión de sus proveedores, para que realizaran las operaciones de factoring con los de su preferencia.  

Lea además: Ingreso Solidario: beneficiarios a partir del 8 de junio

En ese sentido, la SIC indicó que el comportamiento adelantado por la empresa habría impedido la libre participación de sus proveedores en el mercado de oferta de liquidez, vulnerando así uno de los principales objetivos de la libre competencia. 

Finalmente, la SuperIndustria precisó que la compañía habría impedido el acceso de nuevos factores a este mercado, privilegiando a los de su elección.

La entidad concluyó que dicha práctica generó tanto efectos explotativos como exclusorios en el mercado, causando la perdida de eficiencia y afectando mecanismos novedosos de financiación como el factoring.