Billetes-Colprensa-Mauricio-Alvarado.jpg
Colprensa - Mauricio Alvarado
30 Nov 2016 08:28 AM

A junio, colombianos le deben a establecimientos de crédito $174,6 billones

El más reciente reporte de estabilidad financiera reveló las cuentas pendientes que tienen con entidades bancarias, el Fondo Nacional del Ahorro, cooperativas y fondos de empleados.
La
Fm

El endeudamiento, dividido entre crédito de consumo (66%) y de vivienda (33%), creció un 5% frente al mismo periodo del año anterior, sin embargo, es un crecimiento más pequeño que los que se estaban presentando antes.

"Hemos visto una desaceleración en el endeudamiento de los hogares, acorde con lo que se está observando en general, en términos de la cartera del sistema financiero que ha tenido una desaceleración en los últimos meses", explicó Esteban Gómez, director de estabilidad financiera del Banco de la República.

De igual forma, indicó que en cuanto a la carga financiera de los hogares, que es el monto destinado para pagar las deudas, intereses y capitales, como proporción de su ingreso, según dos mediciones distintas, muestran una reducción en dicha carga financiera.

"En último reporte de estabilidad financiera, nosotros hablábamos de una carga financiera de más o menos el 23%; es decir que los hogares de cada $100 pesos, estaban destinando $23 del pago de la deuda, ahora hemos visto una reducción según nuestra encuesta, cayó a $22 por cada $100 de ingresos, en el caso de Cifín, cayó hasta $19", manifestó.

Esta reducción de la carga financiera se asocia con aumentos en el número de cuotas con las que la gente hace sus créditos, más que en aumento de ingresos.

"A nivel internacional, niveles que están por encima del 30%, se consideran de 'encender las alarmas' y por encima del 40%, estamos hablando de una vulnerabilidad. En el caso colombiano, lo que hemos observado en los últimos años, lo más alto está alrededor de los $23", señaló.

El funcionario, subrayó que aunque se ha presentado una desaceleración en el consumo por cuenta de la coyuntura económica, este se ha dado de manera adecuada, pues la morosidad está en niveles del 3,7% a septiembre de este año.

"Creemos que en la medida que la economía se siga ajustando, que pueda haber un tipo de cambio en lo que se ha observado en términos del mercado laboral, respectivamente, podría haber unos deterioros adicionales, pero no creemos que en este momento sea un tema de alarma", dijo.

Así mismo, dijo que con el fin de que no se presenten deterioros ni haya riesgo en la cartera de las entidades financieras, estas están tomando mayores medidas de restricción (mejores seguimientos a los clientes, mayor información, requisitos más estrictos) para generar crédito.