Zona Franca
La inauguración del Túnel de la Línea obliga al Tolima a ser más estratégico en el desarrollo del potencial logístico
Zona Franca
19 Feb 2021 09:22 PM

El papel de las zonas francas en la distribución y almacenamiento de las vacunas

La Zona Franca de Bogotá recibió las primeras 50.000 dosis de Pfizer.
Fredy Daza
Fredy Leonardo
Daza Sepúlveda
@fredyldaza

El 17 de febrero fue un día histórico para Colombia: se aplicó la primera vacuna contra el coronavirus, en una carrera por salvar vidas e intentar volver a la normalidad tanto en la economía como en la vida social.

En este camino hacia la rápida vacunación las zonas francas juegan un papel importante, ya que es ahí a donde llegan primero las dosis para luego ser distribuidas a las diferentes ciudades del país. Así sucedió con las primeras 50.000 vacunas de Pfizer que llegaron a Colombia: fueron llevadas a la Zona Franca de Bogotá (ZFB).

Le puede interesar: AstraZeneca pide formalmente autorización de su vacuna en Colombia

Las Zonas Francas tenemos un papel importante que jugar para contribuir con la infraestructura y procedimientos aduaneros, en la sincronización de la filigrana logística que exigen las vacunas con respecto a la infraestructura de cadena de frío, confiabilidad eléctrica, seguridad física, entre otros”, resaltó el gerente general de la ZFB, Diego Vargas.

El gerente, además, destacó que la Zona Franca de Bogotá cuenta con infraestructura, herramientas tecnológicas y logísticas que garantizaron el almacenamiento de las vacunas para contribuir con la salud de todos los colombianos. “Con procedimientos concertados con las autoridades sanitarias y aduaneras se recibieron y se está realizando la distribución de las vacunas a los lugares de aplicación dentro de la cadena de suministro recomendada por la farmacéutica fabricante”, afirmó.

Lea también: Amazonas recibirá más de 21.800 dosis de la vacuna de Sinovac

En Colombia, la ZFB opera ocho de las catorce zonas francas especiales de salud, es decir un 57 % del total. Según Vargas, estas permiten a los prestadores de servicios de salud ser más competitivos desde el punto de vista fiscal, puesto que en la actualidad tienen un impuesto de renta que es inferior en un 50 % respecto del que se aplica en el resto del territorio nacional. De igual manera, son exentas en IVA para la compra de materias primas, así como también en el diferimiento de los impuestos y derechos a las importaciones.