jamesyzidane1.jpg
James Rodríguez y Zinedine Zidane en Yokohama (Japón), el 16 de diciembre de 2016 / Foto de AFP
25 Abr 2018 01:30 AM

Zinedine Zidane: nunca he tenido problemas con James

El entrenador del Real Madrid habló del duelo ante el colombiano, ahora vistiendo la camiseta de Bayern Múnich.
La
Fm

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, aseguró que "nunca" tuvo problema con el colombiano James Rodríguez y justificó su salida del club rumbo al Bayern Múnich porque "necesitaba jugar más".

"Yo no quería que se fuese, el jugador quería jugar más y lo entiendo porque necesitaba jugar más. Nunca he tenido problemas con James. La única cosa es que necesitaba jugar más pero como cada año, teniendo a jugadores muy importantes en este equipo, a veces hay algunos que se quedan en el banquillo. Es lo más jodido para un entrenador", justificó desmintiendo que desease la marcha de James y que eligiera a Isco Alarcón antes que el centrocampista colombiano.

Zidane no quiere que el duelo de semifinales de Liga de Campeones entre Bayern Múnich y el Real Madrid, sea un pulso personal de James con él por las ganas de demostrar que se equivocó.

"James va a estar motivado y no por eso, porque es un jugador que le gusta el fútbol va a querer hacerlo bien, pero no para mostrarme a mi nada. Cada uno que piensa eso se equivoca si creen que estoy en contra de James. Es un buen jugador y lo va a demostrar pero solo por él", sentenció.

Consulte aquí: El as bajo la manga del Bayern Múnich para explotar el talento de James Rodríguez

Ánimo de revancha

James Rodríguez tiene ante sí la gran oportunidad de saldar cuentas pendientes. Se marchó del Real Madrid sintiéndose señalado por Zinedine Zidane, con acusaciones de trasfondo sobre su peso, poca actitud de entrenamiento o una vida alterada. Ha regresado a su verdadera dimensión en el Bayern Múnich y gracias a un Jupp Heynckes que lo resucitó.

"Cuando llegué al Bayern el 7 de octubre, James estaba un poco hundido". Con esa claridad habló el actual técnico de la estrella colombiana. Por esa fecha, James aún asimilaba haberse visto obligado a dejar un club como el Real Madrid, donde muchos le hacían sentir querido, y se intentaba aclimatar a un tipo de vida diferente en Múnich.

Consulte aquí: Jupp Heynckes: cuando llegué a Bayern Múnich James estaba hundido

"No estaba en buena forma, no se sentía bien y me encargué de él", explicó Heynckes en la víspera del reencuentro más especial de James con el Real Madrid y todos los compañeros con los que tocó el cielo futbolístico con la conquista de dos Ligas de Campeones consecutivas. La última la vio desde la grada en Cardiff. Era el último paso de su caída, con una progresiva perdida de confianza de Zidane que acabó impulsando su salida en forma de cedido.

Los grandes se interesaron en un jugador que asombró en el Mundial de Brasil. 80 millones pagó el Real Madrid por hacerse con el máximo goleador de la cita mundialista. Los 17 goles marcados y las 18 asistencias repartidas en su primer año justificaban la apuesta firme por el colombiano, pero en el Real Madrid se vive en un examen diario y el tiempo rebajó el rendimiento hasta que con Zidane acabó apareciendo a ráfagas de calidad pero sin continuidad. Eso sí, siempre firmando goles de bella factura.

"Hablé mucho larga y tendidamente con él para que poco a poco ganase confianza", desvela Heynckes como uno de sus grandes actos para el fútbol del que presumir antes de volver al retiro. "Ahora James está integrado en el equipo, es más abierto y más libre".

"Nuestros espectadores están fascinados cuando ven jugar a James, ha evolucionado y es fijo en el Bayern, un jugador con fantasía, gran visión de juego y futbolísticamente de lo mejor. Se abrió, transmite que está a gusto en Múnich y es esencial. Aprende alemán y como no es tan fácil, conmigo puede hablar un poco español", sentencia el veterano entrenador.

El destino ha puesto en el camino de James la opción de venganza deportiva a las primeras de cambio. En su primera temporada lejos del Real Madrid. Los focos apuntan al colombiano en un duelo de semifinales repleto de estrellas y al pulso personal con Zidane. Dos personas a los que une la máxima educación en el mundo del fútbol, pero que acabaron viviendo una situación incómoda para ambos.

Un futbolista de la grandeza de James no podía verse relegado a un papel menor y el Bayern le ha acabado aportando la confianza que le faltaba. A cambio el centrocampista ha aportado su fútbol. De menos a más. Ya ha marcado seis goles y ha repartido doce asistencias, ganando peso en el equipo para impulsar a la directiva alemana a comunicar que desea pagar la opción de compra por menos de 40 millones de euros. Antes, el futbolista encara el reto de eliminar a sus amigos y quitarse una espina clavada por Zidane.