Novak Djokovic
Novak Djokovic, tenista serbio.
AFP
15 Ene 2022 09:40 AM

A un día del inicio del Grand Slam, Australia define el futuro de Djokovic

El tenista se encuentra nuevamente en un hotel de Melbourne para solicitantes de asilo.
agenciaefe
Agencia
Efe

Novak Djokovic, el mejor tenista del momento y uno de los mejores de todos los tiempos, está jugando un "partido político" contra el Estado australiano, que le niega la entrada para defender su título en el Abierto de Australia.

Así es el relato de los políticos y de gran parte de la sociedad de Serbia, que sin embargo dejan de lado que el tenista se niega a vacunarse contra el coronavirus y que no se toma en serio las reglas contra la pandemia.

La decisión final del Tribunal Federal de Australia sobre si Djokovic será deportado o no se conocerá este domingo, un día antes del inicio del primer Gran Slam del año.

También puede leer: Novak Djokovic fue detenido en Australia: su futuro se definirá en el país este domingo

El tenista se encuentra nuevamente en un hotel de Melbourne para solicitantes de asilo, a la espera de la vista judicial.

Para Serbia, Djokovic es un "chivo expiatorio" en un asunto que los políticos australianos tratan de aprovechar para recuperar el apoyo perdido por los largos confinamientos contra la Covid que han frustrado a la población.

Muchos en Serbia acusan al gobierno de Australia de "maltratar y humillar" al tenista de 34 años y hablan de una conspiración occidental en contra del país balcánico.

El propio presidente serbio, el nacionalista populista Aleksandar Vucic, se pregunta si los políticos australianos sólo quieren "halagar a la opinión pública" para ganar puntos ante las elecciones previstas este año en Australia.

Vea aquí: Australia dice que Djokovic "puede alentar sentimiento antivacunas" tras nueva detención

Eso sí, el propio mandatario serbio, criticado por la oposición por su autoritarismo, se presenta esta primavera en unas elecciones presidenciales donde busca la reelección.

También el Comité Olímpico de Serbia acusa a las autoridades australianas de "racismo" y "discriminación".