Real Madrid - Celta 2020
Real Madrid - Celta 2020
AFP
16 Feb 2020 05:48 PM

Murillo jugó todo el partido en empate de Celta ante Real Madrid en La Liga

El defensor se recuperó de sus molestias.
Federico Arboleda
Federico G.
Arboleda L.
@arboledafede

Celta sacó partido a las facilidades que le otorgó el Real Madrid atrás y provocó el primer tropiezo de 2020 del equipo de Zinedine Zidane, que vio cortada su racha de victorias consecutivas y mermada su ventaja al frente de LaLiga Santander, que, con este empate (2-2) ahora pasa a ser de tan solo un punto sobre el Barcelona, que sobrevivió la víspera al empuje del Getafe.

Un postrero gol fabricado por dos de los hombres de refresco de Óscar García, con un magnífico envío de Denis Suárez que aprovechó Santi Mina, echó por tierra la remontada del cuadro madridista tras el descanso y puso plomo a la andadura de los pupilos de Zidane, que en este 2020 contaban sus partidos ligueros por victorias.

Le puede interesar: Pared, taco, gol… Cuadrado sentenció la victoria de la Juventus con un jugadón

El pulso por el título sigue de momento inclinado del lado del cuadro madridista por ese solitario punto de ventaja, pero el empate es un contratiempo inesperado cuando surgen en el horizonte encuentros de la trascendencia de los octavos de la Champions ante el Manchester City y el clásico contra el Barcelona.

La igualada empañó el regreso de belga Eden Hazard, quien forzó, en una acción inocente del meta Rubén Blanco, el penalti que culminó la remontada, trasnformado por Sergio Ramos. Antes, el alemán Toni Kroos, otra vez letal para el Celta, había igualado el tempranero gol del ruso Fiodor Smolov (m.7), que había sacado partido a otra mala acción de la zaga blanca para situarse solo ante el meta Thibaut Courtois.

Lea también: Lazio venció a Inter en el Olímpico y se acercó a Juventus en la Serie A

El empate del Celta es la clara demostración de que los equipos que están en la denodada pugna por la salvación están muy vivos. No se arredran ni en estadios como el Bernabéu o el Ramón Sánchez Pizjuán, donde el Espanyol compitió también al máximo y sacó así mismo otro 2-2 para prolongar el mal momento del Sevilla, que perdió la oportunidad para volver a la zona Champions.