Nicolás Benedetti, de tiro penal a los 88, sentenció el partido
Nicolás Benedetti, de tiro penal a los 88, sentenció el partido
AFP
2 Ago 2018 09:58 PM

Deportivo Cali le ganó 2-1 a Bolívar y aterriza en octavos de la Sudamericana

El conjunto azucarero había derrotado 4-0 al equipo boliviano en el partido de ida.
Carolina Restrepo
Carolina
Restrepo Chica
@carorestrepo__

Deportivo Cali avanzó este jueves a los octavos de final de la Copa Sudamericana 2018 al ganar 2-1 al Bolívar de La Paz y se cruzará en esa instancia con el vencedor de la llave entre Liga de Quito y Vasco da Gama.

El primer tanto lo anotó el colombiano Miguel Murillo a los 72 minutos. A los 80 empató el español Juan Miguel Callejón. Pero Nicolás Benedetti, de tiro penal a los 88, sentenció el partido.

El  marcador global fue de 5-1 para el plantel azucarero, que había ganado el partido de ida con un contundente 4-0.

El portero visitante Camilo Vargas se erigió en figura del lance pues neutralizó varios disparos de los atacantes locales. 

Como era previsible, el partido comenzó con un ofensivo Bolívar ejerciendo el dominio territorial, tratando de abrir la cancha por los costados, aunque inicialmente sin mayor incidencia ofensiva. 

En respuesta, los colombianos apostaron por el contragolpe mostrando lo peligrosos que podían ser.

La primera acción de peligro para los locales se registró a los 7 minutos con un remate desde fuera del área de Juan Carlos Arce que el portero Vargas despejó al tiro de esquina.

Los ataques bolivaristas se multiplicaban con la virtud de un juego preciso y con pases a ras del suelo para desplazar el balón con mayor velocidad. Entre tanto, los cafeteros se multiplicaban en la zaga para evitar, sobre todo, los remates de larga distancia.

A los 15 minutos un rápido contragolpe de Cali dejó expuesta a la defensa local permitiendo que Jhon Mosquera llegara solo ante la salida de Fernando Laforia pero su disparo se estrelló en el vertical. Poco tiempo después, el mismo portero celeste salvó la inminente caída de su valla ante la incursión de Didier Delgado.

Pese a su vocación ofensiva, las mayores opciones de gol fueron generadas en la primera mitad del partido por la visita, que descubrió que podría neutralizar a los celestes peleando el balón en la zona media. Mosquera fue un verdadero dolor de cabeza para la zaga local.